A mi yo del pasado

Te veo pisando por donde pisé, permíteme que te obvie,
Casi siempre tengo razón y es la razón de que me odies,
Pero yo sigo a mi onda,
También a Galileo lo condenaron por lo de la Tierra,
Y mira… al final sí era redonda.
Ahora si que estoy pasando por etapas duras,
Si no sabes cuidar a tu gente, hijo de puta, mereces vivir a oscuras,
Macho, es una pena que sea tarde,
Y que me tenga que ver casi muerto para valorarme.
Cuida las gilipolleces, Víctor, porque a veces,
Por la boca mueren más hombres que peces.
Si crees que ahora soy feliz solo porque mi sonrisa brilla,
Cuando alguien se esté muriendo cúralo haciéndole cosquillas.
Un consejo, si quieres demostrar haz y deja tu huella,
Y si no eres capaz de dar paz, pues deja al mundo en ella.
¿Recuerdas cuando se vio en los ojos de Sonia el reflejo de tu ruina?,
Se le escuchaba: ¿Estás bien?, y se notaba que tu respuesta era mentira,
Destruir no te hace ser, tiene más valor de momento,
Crear un castillo de arena que romper dos de cemento,
Y todos los que dicen que no tienen precio,
Al final hasta solo se venden por evitar el desprecio,
De un entorno necio que dicen no importarles,
Pero gastan tiempo suyo en a otros demostrarle.
Tarde aprendí a estar tranquilo mientras no haya violencia,
Atento, que las personas solo hablan, el tiempo es el que sentencia,
Recuerda que si te es tan indiferente toda su vida y presencia,
No gastarías el tiempo en demostrar tu indiferencia.
Criticas rápido sus letras, no sufriste sus vivencias,
Estoy entre pensar que era gilipollez o inocencia.
Tú que siempre hablabas de droga, puta,
Eras el mismo que cuando salías de fiesta el gramo no te faltaba nunca.
Y esto en tu futuro será para el que pregunta,
¿Te drogas?, ¿esnifas?,
Gracias a Dios salí de esas arenas movedizas.
Pero aún estoy en trizas, quizás necesite tizas,
Para enmarcar todos los días que hice de mi mente cenizas.
Te decían: Dices no a la droga y la traficas, estás loco
Respondías: Sí, porque si no se lo doy yo, se lo va a llevar otro,
Y al menos desde dentro intento cortar a menores
Y dar algo de valor en un mundo de sin valores,
Manda cojones.
Te gustaba mucho juzgar por esa boca,
Y hasta el juez estudió cinco años para ello,
Y mira, a veces se equivoca,
Nos valía cualquiera al lado,
A ti para ser feliz, a mí ahora para estar amargado,
Y tú podías comprar oro, coches, el traje más caro,
Que seguirías andando por la calle como un puto retrasado.
Yo ahora no quiero tener, porque aquí un hombre es valorado,
Por lo que hace con sus logros, no solo por lo logrado,
Y el día que te mueras tu dinero no hará ni,
Erizar la piel de nadie, pero igual tus actos sí,
Por eso aunque no todo es de color rosa,
Ser uno mismo para mí vale más que ser cualquier cosa.
Esto… ¿llegaste a conocerte alguna vez por dentro?,
Si hablas de otro sin conocerle ya hace que te conozcan al momento,
Te matabas por encajar y buscar un sitio, amigo,
Ahora te digo que el sitio eres tú, y encajar es contigo.

Deja un comentario