SHH

Dicen que no milito, que solo es una postura,
si la puerta está cerrada es porque avanzo de forma segura,
como cuando van con la cara tapada para hacer una pintada,
el mismo cuidado hay que tener al hacer movimientos o llamadas,
¿Qué no entiendes? ¿Qué quieres que te explique?
Hay cosas que no pienso debatir, mi lucha está lejos de redes como twitter.
que me identifiquen son cosas muy diferentes,
lo que no aguanto es cuando menosprecian mis ideales públicamente,
que por chivatos hay personas en la cárcel…
no insinúes nada, me da igual lo que sabes,
¿Lo tuyo es pose? piensa por qué lo haces,
pero no me nombres en las redes, no me señales,
¿Qué cojones importa lo que haga?
los chivatos lejos, por favor. Que no me llamen camarada,
Que se preocupen por hacer trabajos de masa,
los cerdos en sus ciudades, yo en la mía, ¿qué coño os pasa?
a veces no sé si sois chivatos o tontos…
aunque lo uno no quita lo otro,
las redes son escaparates y sinceramente, estoy hasta el moño,
que me envíen propuestas vinculándome con algo, coño.
Mi lucha no es una coña,
hay gente jugándosela mucho,
no es paranoia, si me enfado es porque lucho.
solo escucho que se informan y se esfuman,
más vigilados que en el puto show de Truman.
lo que guardo en la mesita solo es por seguridad,
no le hagas a la policía su trabajo, eso está mal,
menos móvil y más movimiento, chaval.

Podría

¿Por qué esconder lo más profundo que tengo?
No soy un corderito ni tampoco un cuervo.
Solo muerdo, nunca ladro,
Trato de ser justo, hacer balance,
Está a tu alcance ver lo que fui,
Rencores a parte, confieso que sigo siendo tierno,
Me gusta la poesía, delante de una hoguera libero estrés,
Aunque este se trate de imponer…
Me puedo perder o ir al ritmo,
Muero por tus labios… pero vivo por el socialismo,
Tengo fe y no precisamente en la iglesia,
Curas pedófilos… me causan histeria.
Esto no es la guerra fría,
Fue el fin de la URRS… pero sigo en rebeldía,
Grito contra el sistema, mi voz te excita,
Sonríe, que la sonrisa proletaria es la más bonita,
Que bien te quedaba la palestina al cuello,
Un libro en la mano y metiendo miedo.
Apuesto por el día a día y la decencia,
Por todo aquel que no pone su culo en venta,
Cariño, se trata de renovarse o morir,
Combatir al sistema y no solo mirar por ti,
Si quieres abraza la cruz, sigue en ese club, pero no te quedes en la sombra,
Mis bolsillos vacíos no tienen la culpa, no te escondas,
45% de umbral de pobreza…
Y otro tanto que no tiene ni para pagar las letras,
Se propaga el caos, predomina el odio,
Nuestros muertos gritan: vosotros tenéis el dominio,
Para poder salvarte de la quema,
Conciencia a otros, hay millones que no se enteran,
Tenemos que abrir la brecha, quitar las túnicas,
¡Que viva la república!,
Que se joda la iglesia.
Que va cogida de la mano de la ultra derecha,
Los héroes siguen cantando en las prisiones la internacional,
Lucharon por todos los que no tenían para pan,
Encontrar gentuza es fácil, los humildes… eso es lo difícil.
Vomito sobre sotanas como la del padre Apeles,
Por favor, que ETA ponga goma-2 en la casa de los Rockefeller…
Apago la tele, noticias que me intentan comer la cabeza,
Luego… anuncios de tías enseñando las tetas,
Moraleja, no mires los escaparates,
Haz uso de tu conciencia de clase,
De Guindos dice que no hay depresión en la economía,
Pero claro, su chalé en la Moraleja lo paga la ciudadanía…
Más muertes, cada vez exigen más posesiones,
Hay que acabar con las propiedades privadas, cojones.
Echaremos a duques de sus tierras, como en Marinaleda,
Con nosotros quien quiera, contra nosotros quien pueda.
¿Cómo pueden decir que la juventud es aventurera?
Les damos de comer y encima se cachondean.
¿También se aventuran los que van en patera?
Aún sabiendo que la muerte les espera…

Ese niño… 1

El niño estaba hasta los cojones de todos y todo,
Terminaba vomitando a las tantas bebiendo solo,
Dos blunts para que respirara su pecho roto,
Le costaba reconocerlo… pero en ocasiones le quemaba su propio lloro,
Conversaciones con su madre de por qué llegaba tan tarde,
De por qué tenía los ojos de haber estado dándole a la botella,
Le daba tantos disgustos, que si triunfaba en esa vida no sería por él, sino por ella.
Su hermano Javier encerrado en un bucle sin salida,
El niño vendía para tener un plato de comida.
Haciendo cola un yonki le dio una lección de vida,
No es más rico el que más tiene, ni pobre el que más pida,
Con la coca se le acabó la racha, no tenía ni saliva,
Un drogadicto le suplicaba, el niño le dejó la tocha partida.
Lo del niño era una mancha de una pena contenida,
Hoy en día va a pachas con el karma que no olvida.
Su ex sabía bien que no pasaba sin oler su fragancia,
Ella podía ser su tabla, marcaba la diferencia,
La chica veía que él no tenía paciencia,
El niño decía que si se volvía agresivo era por su influencia.
Vendía detrás de comisaría,
dinero primero, la mierda no se fía,
reía viendo a los niños que se creían mafia,
él empezó como ellos, pero en ese momento solo les hacía gracia.
El niño sin futuro se refugió en la sustancia,
Unos decían nene, esto es crema,
Otros socio, frena.
¿no te das cuenta? Das pena.
Llegaba tan loco a casa que el niño no quería ni la cena.
Andaba alerta por la calle, había un chivato cabrón,
Sabía que a las 3 A-M había una reunión,
Querían volver a pillarle con la merca en ese callejón,
Pero era más listo y cambió de ubicación,
Fue a la casa del Keto y le dijo baja, cabrón,
Salió con su chulería y en la boca un cañón,
Mientras iban al garaje el niño humo y ron,
Le miró a los ojos y empezó la conversación,
¿Cómo va lo tuyo? Por la coca le preguntó,
Agachó la mirada y le dijo que va a peor,
Levantó la vista y le agarró dos papeles,
Tú tranquilo mi nene, que a esta invito yo.
El niño estaba loco, le pasó factura la prisión.
Se bajaron del carro, rompieron la puerta de un local y saltó la alarma,
El niño decía, calma primo, que se pongan nerviosos ellos cuando desenfunde el arma,
Encontró a dos tíos con la lengua demasiado larga,
Les dijo vengo de un lugar donde un acto vale más que una palabra,
Y os daré dos tiros, porque la pistola enseña más que un profesor de aula.
Dos detonaciones y empezaron a sangrar,
Ahora os toca pensar en lo poco que hicisteis bien, en lo mucho que hicisteis mal,
Un disparo más, por un insulto que estaba demás,
El niño decía: si vengo con el Gari es para daros gas,
Si sois creyentes rezadle a satanás,
Os voy a dar palos y ni cristo os va a librar.
Una voz en su interior empezó a gritar: esto es para bándalos,
engánchalo, patéalo, arrástralo,
agarra el machete y descuartízalo,
¿Estamos? O no. ¡Pues mátalo!
El niño vio que el tío se quedó rígido, que le follen,
El niño gritó: son muchos gallos para un solo trono en la calle,
Ahora van a llorar los suyos, si quieren matarme espero que no fallen.

Ese niño…

Cena rápido y corre hacia el sonido de motores,
Se anima sabiendo que con lo que ganará no visitará más contenedores,
Agua en el cielo, llega la hora bruja,
Su madre no tiene para comer, el hambre le empuja,
No le teme al miedo, no pisa el freno,
Llega a la playa, el mar parece hielo,
El frío le hace temblar, el faro hace brillar el dinero.
La lancha llega, cajas pesan en la arena,
No siente las manos, pero ayuda la marea baja,
Abre la puerta del coche que dejó preparado, el niño calla y trabaja,
Un porteador coge el teléfono, el responsable le hace rodajas,
Mete la droga sabiendo que tiene buenas cartas en la baraja,
Su AS de picas, polvo en micra,
Sonríe, mañana de un buen desayuno su vieja no se libra,
Aprieta el paso, las pastillas también las comprará, ella las necesita.
Va hasta los topes el Opel Tigra,
Cierra la puerta cuando el móvil le vibra,
Es un mensaje que le pide que lleve los pájaros al nido,
Envía un SMS: Mamá en una hora estoy contigo.
Y arranca sin pensar en la cifra.
Conduce y escucha por la radio…
Tanto tienes, tanto vales,
a menos dinero, más maldades,
¿cuántas veces te lo has jugado todo y por poco no sales?
Los ríos bajan suave, acabarán en mares,
Confío en mis quimeras, se llevarán todos los males.

El niño encierra el coche en un garaje, le pesan las ojeras,
Ahora sí que piensa en el dinero… no lleva cartera,
Saca el tigra para hacer la entrega.
Los kilos en el maletero, la 9 en la guantera,
Se detiene el minutero, pisa a fondo y acelera,
A las 7 como siempre le espera el cliente,
Se dice a si mismo: no te pongas tenso, no seas impaciente,
Era su segunda vez… niño inocente…
Aparca y sale, allí no había gente,
Habían diez agentes.
Se lanzaron encima de él y le esposaron violentamente,
Vieron la droga, se fijaron en sus antecedentes,
El niño daba excusas malas, tenía una deuda pendiente,
No sabía que hace unas horas sería la última vez que vería a su gente,
Ahora le teme al miedo, los demonios patinan por su mente.

Las gradas llenas, yo estrenando botas nuevas,
La piel dentro de la pista, la cabeza fuera,
Pensando en ella, su alma de guerrera,
Me pongo por delante cuando atacan las fieras.
Veo la vida en los ojos de mi abuela,
Ahí fuera nos espera lo malo y lo bueno,
El infierno no me asusta, carabela,
En la cara de mi morena se ve el cielo.
Canta y toca las palmas para que me oriente,
No somos amantes de aventuras inocentes,
Somos todo lo que no pudimos ser antes.
Hablamos de historia, de arte, del Alcazaba,
De las murallas del cerro de san Cristóbal, lugares que recitan, cuentos que amaba,
Mi más preciado tesoro, la quieren sibaritas pero…
ella es feliz paseando entre los restos de la mezquita…
Deseos de odio volando sobre sus cabezas,
El respeto, el amor y la vida no entiende de jergas,
Yo no soy príncipe que rescata princesas,
yo adopto al dragón, luego guillotino a la reina,
voy a cortaros la lengua, tenedla bien sujeta,
no me duele la mala propaganda,
por la envidia no coloques etiquetas,
no quieras vestir a nadie con tu vestido de santa…
Y menos a mi Julieta, a ella se le respeta,
Fotos de pequeño a su lado aprendiendo a volar una cometa,
Ella descalza, vestido rojo y una coleta,
Mi guerrera, sin espada y sin pistola vencía sola al planeta.
Trabajando bajo la lluvia, es invencible,
Me rompo la boca con quien sea por ti y por ver brillar tus ojos café.

Planeta insensible

¿A cuántos mierdas les daría una paliza?
Si hay veces que me cuesta hasta acariciarte,
Debajo de la cama la muerte se desliza,
Cuando con taquicardias añoro otra parte.
Dejé tantas drogas, pero sigo dependiendo de la cafeína,
Para subir y sentirme bien, hasta que vuelvo a caer en la ruina.
Veo a niños con hambre y se me parte entero,
Como cuando veo a políticos con tan pocos agujeros.
Te quiero, pero cuando no me aguanto ni a mi,
Siento que no aguantaré muchos más días aquí,
Cada día tengo menos miedo de morir,
Por los pocos que merecen la pena estoy retrasando mi fin,
Nunca podré encajar en un lugar tan egoísta,
Solo vivo con la ilusión de ver una revolución socialista.
El odio me levanta cuando me asfixia la cloaca,
Las puertas que me cierran las abriré con dinamita.
En prisión me dejaron desnudo, solo con mis principios,
Olvidando que así me hacían más peligroso,
Quítale la fuerza del bosque al lobo…
Y solo pensará en dejarte hecho trozos.
Lo extraño aquí sería no deprimirse,
Pero eres tan triste que la triste injusticia no te pone triste.
Me da igual lo que digan de mis acciones,
Mis pasos me alejan del nicho, está todo dicho,
Si fuera un mal bicho que fácil sería todo,
Ojala que de lo que fuimos quedaran algo más que fotos, Porque los recuerdos están algo rotos.
Me dices: ¿En qué te has convertido? No te reconozco,
Ojala este camino no tuviera un precio tan caro,
No me dejó más opciones y apretando el gatillo le destrocé el brazo,
Desearía que todo tuviera esta calma…
Pero mientras escribo… a inocentes matan.
Cuando la fragilidad y el miedo secuestran mi mente,
solo me animaría el comunismo en todos los continentes,
pero salir a la calle para hacerlo más posible me hace fuerte.
Me siento afortunado por poder hacerte sentir,
Teniendo en cuenta que vivimos en un planeta insensible,
Te recordé cuando cuatro venían a por mí,
Y sangrando rabia me calmé y los vencí.

Primero de Octubre. GRAPO

De tu casa a mi casa en un paso,
Bajas y toco el claxon,
Te espero abajo,
con el corazón lleno de mierda y sin ningún fajo,
es mi locura la que me trajo,
¿está claro? Arráncame las penas de cuajo,
Ama mis taras como yo lo hago, muerde mi cara,
Da igual quien haya, no disimules nada,
El mundo nos envidia, es normal que te sientas rara,
Te necesité tanto y yo sin saberlo…
te encontré en un Primero de Octubre, el mundo es un pañuelo.
Ese día mi calma se escapó, no voy a buscarla de nuevo,
Mi cama deshecha, mi miedo colgado en el techo,
He vuelto a hacer de las mías con tus cosquillas,
Por ti paro el tráfico de la ciudad si es necesario, tía…
Ábrete la camisa, quítate el sujetador para que corra la brisa,
Voy a estrellarme a 200 por hora en tu sonrisa.
El mundo es nuestro, da igual lo que digan,
Porque todo se vuelve insignificante si me miras.
Atraco a ese guiri y no para comprar Adidas,
Me hiciste revolucionario, voy a pegarle el palo a la vida.
Te quiero, lucha armada.

Cuidado, María Argala

El 13 temblará España, como sucedió en Paracuellos,
Juventudes del PSOE la historia no se olvida, como hicisteis con ellos,
Pijos de mierda, ensuciáis el movimiento con vuestra cobardía,
Lanzáis la piedra y escondéis la mano, luego llamáis a la policía,
Putos mierdas, dad un paso al frente,
Los criminalizáis, pero los inmigrantes son buena gente,
Chiquillada es apalear a un mendigo y luego prenderle fuego…
Eso sí, luego vais diez contra uno, para reventarlo,
Apuñalo vuestras caras impresas en un papel, no valen nada, igual que vuestras vidas.
Brindáis cuando antifascistas mueren? cada minuto de vida seremos vuestra pesadilla.
Os manifestáis y cantáis la internacional por Madrid,
Sois unos miserables, como tres cuartos de este país.
Vuestros expedientes en blanco, por tanta coca…
El trece, el trece aprenderéis a chillar y a sangrar con un tiro en la boca.

Testimonio de Pepe Balmón sobre el torturador Willy el niño

Soy José Balmón Castell, de 70 años, vecino de Córdoba (España), Calle San Francisco, 27. Militante del Partido Comunista de España (reconstituido) desde su fundación en 1975, motivo por el que fui detenido varias veces, torturado y encarcelado durante 24 años.
He sabido, con sorpresa y satisfacción, que Vd. ha cursado orden de detención contra varios torturadores fascistas españoles, entre ellos Juan Antonio Gonzalez Pacheco, alias Willy el Niño. Yo, en una de mis detenciones, pasé por sus garras, por lo que quiero aportar mi testimonio, por si sirviera para que esta mala bestia pague siquiera una millonésima parte del daño causado, aunque no creo que el Estado fascista español entregue a tan eficiente perro de presa que tan buenos servicios ha prestado “a la patria y la democracia”.
Estoy hablando de mediados de diciembre de 1976, en pleno proceso de “Transición” en el que el PCE(r), casi en solitario, denuncia la maniobra del régimen de “cambiar algo para que todo siga igual”, y esa osadía era puro terrorismo, tanto para el Estado como para la “izquierda” ya domesticada y vendida. Yo ocupaba una responsabilidad en la dirección, era clandestino y tenía documentación falsa. Fui detenido en Madrid, por un golpe de azar, por lo que pasaron unas horas hasta que me identificaron. Inmediatamente fui llevado a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol, y entregado al tal Willy el Niño y su equipo de torturadores, especializados en el PCE(r) y los GRAPO.
No perdieron ni un minuto, tenían prisa en hacerme “cantar”, antes de que mis camaradas detectaran mi caída y activaran las medidas de seguridad. Esposado, de pié en medio de cuatro o cinco malas bestias histéricas de odio: golpes de todo tipo y en todas partes, rebotando como un pelele en esa “rueda” hasta caer al suelo sin sentido. En cuanto das señales de vida, preguntas y golpes, golpes y preguntas y vuelta a caer. Te levantan, te esposan a una silla, te colocan una “bolsa” de plástico en la cabeza cerrándola sobre tu cuello, que te produce la asfixia mientras te golpean por todas partes. Esposado, con las rodillas entre los brazos, te ponen una “barra” de hierro entre las rodillas y los codos y te cuelgan entre dos mesas, quedas suspendido cabeza abajo y los pies arriba, te golpean los pies con bergajos “reglamentarios”, patadas, puñetazos, insultos, preguntas, amenazas… Cuando ven que “te vas”, Willy levanta la mano y hacen un descanso, disparan la pistola sobre tu cabeza y te dicen “esta vez estaba descargada”; si ven que cierras los ojos te dan un puñetazo o una patada: ¡Habla, hijo de puta, o no sales vivo de aquí!
Sin duda, el trabajo del torturador es duro, necesitan recuperar fuerzas… Te bajan a los sótanos, por las escaleras hacen amagos de tirarte y casi deseas que lo hagan. Los sótanos son tétricos, húmedos, diseñados para el terror. Estás tirado en el suelo mojado, tiritas de dolor y de frío, los policías tienen orden de no dejarte dormir, golpean los hierros de la puerta, te insultan, te amenazan…, no sabes si es de día o de noche. En cualquier momento, abren la puerta y te suben en volandas (ya no puedes mantenerte de pié) al “despacho”… Y vuelta a empezar.
En alguno de esos “descansos”, te mandan al “bueno”, te ofrece agua o un café, llevas días sin probar nada, te lo tomas y cuando te bajan al sótano ves que estaba envenenada con sustancias psicotrópicas: te mareas, ves alucinaciones, monstruos deformes, caes flotando por un torbellino sin fin… La tortura continua por otros medios, se trata de que pierdas el control de tu conciencia para que, inconscientemente, reveles la información que ellos creen que tienes y que les lleve a más detenciones.
En esos días, los GRAPO habían secuestrado a Oriol, (jerifalte banquero y Presidente del Consejo de Estado entre otros cargos), en apoyo a la reivindicación de AMNISTIA, que era un clamor en la calle y que el Estado negaba a tiro limpio. Ellos creían que yo sabía algo, incluso afirmaban que estaba en mi casa y por eso no les decía la dirección… “Me puedes matar -le dije a Willy el Niño-, pero en mi casa están mi mujer y mis hijos, y a esos no los tocas tú”. Eso lo puso aún más histérico, con las naturales consecuencias sobre mis maltrechos huesos. También coincidió con mi detención, que los GRAPO volaron el repetidor de TV de Navacerrada (Madrid), para boicotear la campaña de propaganda del régimen por el Referéndum de la Ley de Reforma Política… Y, naturalmente, yo tenia que saber algo y conocer a los autores, así que “Caña al mono hasta que cante”… Pero ya no tenían que esforzarse como al principio: ya tenía la mandíbula partida, varias costillas rotas, todo el cuerpo lleno de moratones, los pies hinchados… Ya les bastaba un golpe o un simple roce para producirme tanto dolor como una sesión intensiva de los primeros días. Y, curiosamente, el paso de los días no apaciguó sus ánimos; para ellos era un fracaso profesional, era ya una cuestión de honor del torturador frustrado: ni Willy el Niño, ni su equipo, ni su jefe Conesa podían aceptar que un cerdo comunista, enclenque como yo, no sucumbiera. Hasta el último de los 10 días de Ley Antiterrorista me estuvieron torturando.
De la DGS, pasé al Hospital Penitenciario adjunto a la Prisión de Carabanchel (Madrid). Para dar una idea del trabajo bien hecho por Willy el Niño y su equipo, baste decir que ¡a los 6 meses!, salí con la Amnistía (por error, pero esa es otra historia), y aún no tenía el alta médica.
Las denuncias por torturas presentadas por mis abogados, pese a la contundencia de los informes médicos, nunca prosperaron, naturalmente. Willy el Niño continuó torturando y recibiendo condecoraciones. Solo después de “consolidada” la transición, lo apartaron de la DGS poniéndolo de Jefe de Seguridad en la multinacional Talbot de Madrid, una empresa emblemática con 10.000 obreros en la que había que desarticular el movimiento organizado.
Quisiera añadir una pequeña reflexión: Willy el Niño es uno de esos negros personajes que encarnan la personalidad del torturador, de ideología nazi, convencido de su misión de salvapatrias, lleno de odio, sádico, que disfruta haciendo sufrir y con impunidad plena. Pero no deja de ser una herramienta al servicio de un estado fascista, que necesita sembrar el miedo y el terror entre sus enemigos de clase. De hecho, este personaje aparece en toda esa época ligado al Terrorismo de Estado: Guerrilleros de Cristo Rey, la Triple A, Batallón Vasco-Español, etc. que acumulan cientos de acciones terroristas y asesinatos tan sonados como los de los Abogados Laboralistas de Atocha. Sus servicios al régimen son impagables, por eso lo condecoran y protegen: la Fiscalía de la Audiencia Nazional ya ha manifestado que se opondrá a su procesamiento. ¡Faltaría más! Es la manera de proteger la impunidad de sus nuevos Willys en activo, aquí y ahora mismo. Son una pieza esencial para la “democracia”

CUANDO LENIN SE IBA DE PUTAS. Por Juan Manuel Olarieta

Sin ningún género de dudas, Lenin fue el personaje más importante del siglo pasado y uno de los más relevantes de toda la historia de la humanidad. Pero tampoco caben dudas acerca de que su atractivo reside en su actividad pública y en sus escritos. Fuera de sus batallas políticas, la vida personal es casi irrelevante, entre otras cosas porque la subordinó deliberadamente a su lucha revolucionaria. Es algo que la burguesía no entiende porque su concepción de la vida, tanto de la pública como de la privada, es hedonista, naturalmente porque se lo puede permitir. Es una clase social que no duda si tiene que optar entre un revolcón en la cama y una tediosa reunión política. En el terreno intelectual la burguesía tiene un punto de vista subjetivo de la historia, donde las biografías heroicas y su voluntad personal, desempeñan un papel decisivo. Convierte la historia en un apartado de la sicología, o algo peor: de la sicopatología. Así lo entiende Helen Rappaport, profesora de la Universidad de Oxford, que en 2009 escribió una obra en la que hasta el título (“Conspirator: Lenin in Exile”) es engañoso porque no trata sobre un “conspirador”, ni tampoco de un exiliado, sino sobre un Lenin doméstico, en donde la vida íntima se reduce a la vida sexual. Se trata de un libro de cotilleo sofisticado, pulcro y universitario. Demuestra que a la burguesía lo que le preocupa no es el ancho mundo sino algo que tiene bien cerca: la vida privada del vecino. Una vez que introduce a Lenin entre las sábanas, Rappaport puede proceder al típico dualismo del hombre contra la mujer, en este caso Nadia Krupskaia. Naturalmente que la “historiadora” de Oxford pone de manifiesto un punto de vista de clase, el de la burguesía. Lo que se trata de saber son otras dos cosas: si, además, como mujer, pone de manifiesto también un punto de vista feminista y, finalmente, si algo de todo esto tiene que ver con la historia o sólo son chorradas en las que no merece la pena perder el tiempo. Empezaré por el último punto, a partir del cual se explica todo lo demás. La “historia” que la burguesía escribe es una fábula. Por ejemplo, en una entrevista sobre su libro, Rappoport confesó sus fantasías disfrazadas de “historia” de la siguiente manera: “Lenin tenía, estoy convencida de ello, una faceta sexual oscura, que ha sido completamente borrada de los archivos rusos. Estoy convencida que cuando vivía en París frecuentaba a las prostituidas; se encuentran indicios en las fuentes francesas, pero es difícil de probar”(1). Les ocurre a todos los “historiadores” burgueses: están convencidos de algo pero no tienen pruebas de nada. Buscan pero no encuentran, aunque para ellos eso no es motivo suficiente para mantener la boca cerrada. La pregunta que hay que hacerles a esos “historiadores” es la siguiente: si no hay pruebas de nada, ¿de donde surge su convencimiento? Todo se aclara si tenemos en cuenta que, en realidad, sí hay pruebas, aunque los “archivos rusos” las han borrado, lo cual es normal en una dictadura como la soviética en donde todo se manipulaba para ocultar la verdad. También hay que prestar atención al detalle de que “los rusos” no sólo alteraban la realidad de los acontecimientos para engañar a sus conciudadanos, sino que eliminaban, además, los documentos de los archivos, es decir, ese tipo de papeles que no se pueden leer inmediatamente pero se descubrirán en el futuro. Pongámonos en situación. Imaginemos que los faraones egipcios (que también eran unos dictadores) hubieran hecho lo mismo con los jeroglíficos de las pirámides para ocultar su vida privada. La tarea de los historiadores resultaría casi imposible. Lo mismo que los faraones, “los rusos” siempre han tenido la pretensión de engañar a las generaciones futuras, de manera que aunque se abran los archivos a la vista pública, no servirá de nada. Fueron tan previsores que todo lo borraron, lo corrigieron y lo alteraron, incluso los documentos en los que debe constar que Lenin se gastaba el tiempo y el dinero en recorrer los burdeles de París. Los historiadores de la URSS no pueden fiarse de los archivos y documentos, como en cualquier otro trabajo historiográfico. Deben apoyarse en su olfato, como si fueran perros. Hay otro aspecto escabroso de la vida privada de Lenin que los archivos de la URSS ocultan: que tenía una “doble vida” con la militante bolchevique Inés Armand, su amante. Tampoco de eso hay ninguna prueba, pero si alguien se toma la molestia de hacer una búsqueda en internet encontrará las páginas llenas de este idilio romántico, otro “secreto de Estado” en la URSS y otra página borrada de la biografía de Lenin, dice la Wikipedia. En este caso la desgracia no es tanto para Lenin como para Armand, que sólo es conocida por este episodio, no por su lucha revolucionaria. También aquí la burguesía tiene sus folletines universitarios, como el de Michael Pearson, titulado “Lenin’s Mistress” (La amante de Lenin). Armand es una revolucionaria sin individualidad, sin vida propia. La trotskista Bárbara Funes empieza así un artículo sobre ella: “Injustamente, Inessa Armand es más conocida por los historiadores como amante de Lenin que como dirigente bolchevique. Lo cierto es que también fue amiga y camarada de Nadhezda Krupskaia, la compañera de Lenin y, lejos de las intrigas pasionales que algunos chismosos de la historia hubieran preferido, ésta –conociendo el amor que había nacido entre su compañero y su amiga– les ofreció hacerse a un lado. Sin embargo, el respeto y el cariño que tanto Inessa como Lenin le profesaban hicieron que resignaran una posible relación amorosa y mantuvieran, hasta la temprana muerte de Inessa, una intensa colaboración política revolucionaria” (2). Funes incurre en el mismo vicio que denuncia: el chismorreo. No le importa que, como en todo lo demás que concierne a la historia de la URSS, no haya pruebas de nada de lo que dice. No son otra cosa que cotilleos de la burguesía feminista, que recorren luego las páginas de los basureros que los avalan, como Rebelión en este caso. Tanto Rappaport como Funes comparten la misma ideología, que no es otra que la burguesa, porque es de ahí, de esa clase social, de donde procede la opresión de la mujer, no del hombre. Al mismo tiempo que alardea de “feminismo” y lamenta la invisibilidad de la mujer, es la burguesía la que reduce su papel al de esposa de alguien, amante de alguien, o hija de alguien. Seleccionado