Dolor de balas

Se te pueden olvidar los tacones en el coche, los pantalones en el armario,
mi número de teléfono, la fecha del calendario,
se te pueden olvidar las llaves, incluso el abrigo,
te puedes olvidar de mí, nunca lo que fuiste conmigo.
Estuve con un viejo amigo el otro día,
hablando de la vida pasada y me decía,
Nene, prefiero que me llamen ladrón con la barriga llena,
a buen hombre con la barriga vacía.
Me dices que me quieres, pero,
lo que yo hice por amor tú no lo haces ni por dinero,
si no confías en mis sueños me da igual,
¿Sabes por qué?
porque ya tengo todo aquello con lo que soñé.
¿Qué es lo qué? si me jodes vas a tener dolor de balas,
púdrete zorra, por borde y mala,
a mi me gusta tener las cosas bien ordenadas,
la ropa por colores. Los kilos por coordenadas.
Entenderás el valor que tiene el silencio, hermano,
cuando veas el precio que le sale al que le da por hablar demasiado,
no confío ni en la que la vida me ha dado,
porque desconfiar salva a más gente de prisión que un abogado.
Bueno, socio, vamos a ver,
¿No tienes dinero para pagar, pero sí cara para deber?
cuando alguien se acerca a tí nunca es por tu bien, en serio,
siempre querrá sacar provecho, querrá sacarte del medio.
Pero eres tan peliculera que igual,
dejo de pagar Netflix y me suscribo a tu canal.
Y si cada vez que hablarais mierda de mí os limpiarais los dientes, boba y bobo,
haríais multimillonarios a Oraldine, Colgate y Licor del polo.
Sé que moriré pronto y solo,
siendo el peor para tí pero también el más malo de todos.
No pienses que si vienes no encontrarás situaciones chungas por aquí,
tal vez con otra no te olvido, pero… con catorce sí.
Me cuesta olvidar risas, me cuesta olvidar miradas,
por eso te miro al culo en vez de a la cara.
Sois unos críos intentando jugar a ser delincuentes, lo hacéis sin saber,
que los delincuentes jugamos a ser personas de bien.
Los drogadictos, las patrullas, esta puta rutina de locos,
cuando intento no desgraciar mi vida arruinando la de otros,
miro a los problemas intentando no ser bobo,
porque pase lo que pase… ya pasé por casi todo.
Invítame a Coca, eso es lo único que me complace,
sé que es la droga de ricos y la que más pobre te hace.
Cuando huelo soy de callarme la boca, en serio te lo digo,
de momento tengo que contar una cosa y es contar conmigo.
Escúchame otra vez, aunque nos partimos el corazón,
prefiero morir de pena a vivir de ilusión.
Los guardias empiezan a entrar para dar seguridad en el barrio,
pero cuando yo los veo siento justo lo contrario.
Mira, hasta del más estúpido podemos aprender,
y tomarlo de ejemplo de lo que no hay que hacer,
no olvidé eso de ser feliz con lo que tengo, tía…
mejor ser feliz ahora y no esperar a serlo por lo que no tengo todavía.
Recuerda que pase lo que pase siempre estaré activo y seré un cabrón,
no tengo miedo al fracaso ni a romperme yo mismo el corazón.
Estoy en la más absoluta mierda, pero dices que soy un chulo.
Consejo: la única forma de que nadie te falle es no confiando en ninguno.

Deja un comentario