El ángel caído

Gafas oscuras, traje gris sin corbata,
Noto que me siguen al ir a tomar un solo en la cafetería Mesopotamia,
Se me confunde con Aníbal Barca, 1,10€ en la barra del patriarca,
Me siguen, me recoge Juan en un Passat,
Tira por la carretera del pantano del Anda,
Cuelga la mano de Fátima, la cruz de Caravaca
detrás el puto Ford Focus plata.
Sé que a mi abuelo le llegan mis palabras cuando me concentro, cuando mis manos sangran,
Sabía que esto iba a pasar, lo vi en la bola de cristal de una gitana.
Saco medio cuerpo por la ventana, muevo las manos al compás,
De fondo suena Rachit Raj IAS.
Me vuelvo para mirarlos, tienen la cara desencajada y Me apuntan con la cacharra
Dos dedos a mis ojos les señalo, es mi manera de endiablarlos.
Nos cortan el paso, aprieto el botón del mando,
Antes de llevármelos al infierno…
En mis ojos dos lágrimas.

Deja un comentario