En el matadero

Una de cal, otra de arena,
A cal y canto voy superando mis penas,
La clase obrera sufriendo desde la guerra,
Las heridas no se cierran, los recuerdos… nunca se entierran.
Y si me vuelven a encerrar entraré mirando al frente,
Como lo hicieron anteriores y lo harán siguientes,
Sintiéndome hasta el final consecuente,
En la cárcel se tortura, si, soy consciente.
Pero… ¿qué más caminos quedan?
Si estoy haciendo malabares para ganar monedas,
No gasto en bebidas en bares ni drogas en las aceras,
Si no es la lucha, qué camino me espera?
Nada, no me queda nada,
¿cómo no voy a odiar la propiedad privada?
Si me priva de tener un sueldo digno,
De alimentar a mis hijos o de llevar una vida sana.
Hoy la droga está presente hasta en la sopa, boba,
Los niños si son conscientes, pero tú déjales que beban…
Que seguiremos sin salidas ni mejoras, pero,
La droga siempre pasa facturas, que lo sepas.
Con esa mentalidad trepa de: no, yo voy primero,
Que más dará… si nos llevan al matadero,
por el camino se ríen entre ellos lanzándonos cuatro migajas,
moraleja, organízate con otros y ataca,
el capitalismo mata,
usando sus perros de caza con pistola y placa,
con un sistema económico que te induce al suicidio,
¿no? Dímelo cuando no tengas para alimentar a tus hijos.
Facilitan el movimiento de vicios solo para matarte,
La droga, el alcohol, creados para anularte,
Una mierda que solo te incitará a pillar,
Una dosis que te hará más dócil, sin pensar en luchar.
una gran parte del planeta en la pobreza,
Mis compañeros intentando salir, pero el barrio pesa.
Más de un amigo en la total precariedad,
No, no me hables de paz, si vivimos en la peor de las guerras.
Sigue la lucha contra el mundo, me hundo,
Si ser obrero es otro peso,
Escupo oro, pero solo trago mierda,
Palos y piedras contra un sistema que nos quiere muertos,
Muere más gente por suicidios que por accidentes,
Culpa de este sistema que mata a inocentes,
¿Tú a quién le mientes? ¿a quién pretendes engañar?
En mi barrio llevamos más de 80 años de austeridad.
Aprieta el cinturón, sí, pero alrededor del cuello,
De esos hijos de Franco que siguen matando obreros,
No valen peros, estamos en un callejón,
Cuando no hay salida solo queda tirar el hormigón.

Deja un comentario