Ese niño… 1

El niño estaba hasta los cojones de todos y todo,
Terminaba vomitando a las tantas bebiendo solo,
Dos blunts para que respirara su pecho roto,
Le costaba reconocerlo… pero en ocasiones le quemaba su propio lloro,
Conversaciones con su madre de por qué llegaba tan tarde,
De por qué tenía los ojos de haber estado dándole a la botella,
Le daba tantos disgustos, que si triunfaba en esa vida no sería por él, sino por ella.
Su hermano Javier encerrado en un bucle sin salida,
El niño vendía para tener un plato de comida.
Haciendo cola un yonki le dio una lección de vida,
No es más rico el que más tiene, ni pobre el que más pida,
Con la coca se le acabó la racha, no tenía ni saliva,
Un drogadicto le suplicaba, el niño le dejó la tocha partida.
Lo del niño era una mancha de una pena contenida,
Hoy en día va a pachas con el karma que no olvida.
Su ex sabía bien que no pasaba sin oler su fragancia,
Ella podía ser su tabla, marcaba la diferencia,
La chica veía que él no tenía paciencia,
El niño decía que si se volvía agresivo era por su influencia.
Vendía detrás de comisaría,
dinero primero, la mierda no se fía,
reía viendo a los niños que se creían mafia,
él empezó como ellos, pero en ese momento solo les hacía gracia.
El niño sin futuro se refugió en la sustancia,
Unos decían nene, esto es crema,
Otros socio, frena.
¿no te das cuenta? Das pena.
Llegaba tan loco a casa que el niño no quería ni la cena.
Andaba alerta por la calle, había un chivato cabrón,
Sabía que a las 3 A-M había una reunión,
Querían volver a pillarle con la merca en ese callejón,
Pero era más listo y cambió de ubicación,
Fue a la casa del Keto y le dijo baja, cabrón,
Salió con su chulería y en la boca un cañón,
Mientras iban al garaje el niño humo y ron,
Le miró a los ojos y empezó la conversación,
¿Cómo va lo tuyo? Por la coca le preguntó,
Agachó la mirada y le dijo que va a peor,
Levantó la vista y le agarró dos papeles,
Tú tranquilo mi nene, que a esta invito yo.
El niño estaba loco, le pasó factura la prisión.
Se bajaron del carro, rompieron la puerta de un local y saltó la alarma,
El niño decía, calma primo, que se pongan nerviosos ellos cuando desenfunde el arma,
Encontró a dos tíos con la lengua demasiado larga,
Les dijo vengo de un lugar donde un acto vale más que una palabra,
Y os daré dos tiros, porque la pistola enseña más que un profesor de aula.
Dos detonaciones y empezaron a sangrar,
Ahora os toca pensar en lo poco que hicisteis bien, en lo mucho que hicisteis mal,
Un disparo más, por un insulto que estaba demás,
El niño decía: si vengo con el Gari es para daros gas,
Si sois creyentes rezadle a satanás,
Os voy a dar palos y ni cristo os va a librar.
Una voz en su interior empezó a gritar: esto es para bándalos,
engánchalo, patéalo, arrástralo,
agarra el machete y descuartízalo,
¿Estamos? O no. ¡Pues mátalo!
El niño vio que el tío se quedó rígido, que le follen,
El niño gritó: son muchos gallos para un solo trono en la calle,
Ahora van a llorar los suyos, si quieren matarme espero que no fallen.

Deja un comentario