Ese niño…

Cena rápido y corre hacia el sonido de motores,
Se anima sabiendo que con lo que ganará no visitará más contenedores,
Agua en el cielo, llega la hora bruja,
Su madre no tiene para comer, el hambre le empuja,
No le teme al miedo, no pisa el freno,
Llega a la playa, el mar parece hielo,
El frío le hace temblar, el faro hace brillar el dinero.
La lancha llega, cajas pesan en la arena,
No siente las manos, pero ayuda la marea baja,
Abre la puerta del coche que dejó preparado, el niño calla y trabaja,
Un porteador coge el teléfono, el responsable le hace rodajas,
Mete la droga sabiendo que tiene buenas cartas en la baraja,
Su AS de picas, polvo en micra,
Sonríe, mañana de un buen desayuno su vieja no se libra,
Aprieta el paso, las pastillas también las comprará, ella las necesita.
Va hasta los topes el Opel Tigra,
Cierra la puerta cuando el móvil le vibra,
Es un mensaje que le pide que lleve los pájaros al nido,
Envía un SMS: Mamá en una hora estoy contigo.
Y arranca sin pensar en la cifra.
Conduce y escucha por la radio…
Tanto tienes, tanto vales,
a menos dinero, más maldades,
¿cuántas veces te lo has jugado todo y por poco no sales?
Los ríos bajan suave, acabarán en mares,
Confío en mis quimeras, se llevarán todos los males.

El niño encierra el coche en un garaje, le pesan las ojeras,
Ahora sí que piensa en el dinero… no lleva cartera,
Saca el tigra para hacer la entrega.
Los kilos en el maletero, la 9 en la guantera,
Se detiene el minutero, pisa a fondo y acelera,
A las 7 como siempre le espera el cliente,
Se dice a si mismo: no te pongas tenso, no seas impaciente,
Era su segunda vez… niño inocente…
Aparca y sale, allí no había gente,
Habían diez agentes.
Se lanzaron encima de él y le esposaron violentamente,
Vieron la droga, se fijaron en sus antecedentes,
El niño daba excusas malas, tenía una deuda pendiente,
No sabía que hace unas horas sería la última vez que vería a su gente,
Ahora le teme al miedo, los demonios patinan por su mente.

Deja un comentario