Eso no hay quien lo discuta

Congela el tiempo, reina de mis adentros,
Le diste color, calor y dolor a mi último invierno,
Lo dejo escrito, cuídate, viviré por siempre en tu recuerdo,
Que me lancen a la montaña con ella cuando estemos muertos.
Cansado de todo, te chillo y me encierro,
¿qué vas a saber de no estar del todo contigo de acuerdo?
La cadena se rompió, no aguantó la fuerza de este perro,
Estoy perdiendo la visión, veo el futuro negro.
Me tranquilizo, le digo te quiero antes que puta,
Una relación basada en puñetazos y disputas,
Claro que al final todo se rompió…
Ya que era más fácil separarnos antes que pedir disculpas,
Y otra vez caí en la espiral de la miseria,
En la rutina de lo vacío y lo banal,
No hubiera entrado si me hubieran avisado del final,
Pero vivir la vida de otra forma… no, no sería igual,
Sentirme libre, no volar, no, sentirme aire,
Ellos queriendo ser alguien por alguien… les convierte en nadie,
Me baila desnuda, me cambia todos los planes,
Me iría de vacaciones a Marte antes que estar encerrado en un lunes,
¿cuánto hace que no hablamos?
Esto va por ti, porque lo invertí, lo dividí y lo perdimos,
Tiré todos los sentimientos por el camino,
La realidad es que ni por todo el dinero del mundo verás sonreír a este mimo.
¿A dónde voy? ¿de dónde vine?
Nací para la guerra, tú viendo la guerra desde el cine,
La memoria también sufre, nadie investiga mi crimen,
Yo jodido y tú jodiéndome con un espécimen,
Mi nombre en cuarteles, será cuestión de días que me lastimen,
Estoy en el saco de los que no oprimen,
Pasar página, besar el trébol y esperar a escribir de nuevo,
Yo vuelvo a la guerra, ya nos veremos.
¿Ves mis ojos cristalinos? Mi alma es pura,
Si entro iré a por los que hacen deber la cicuta,
Han tocado a los míos, soy el mayor hijo de puta,
Morir matando, eso… eso no hay quien lo discuta.

Deja un comentario