Hasta pronto

Las cosas que valen son las que no tienen precio,
El cariño de un hermano, la amistad, el aprecio,
El dulce dolor de los recuerdos,
Que se clavan como espinas para que sintamos sus pétalos.
Me tranquilizaba tu presencia, tus actos eran tiritas,
y dime… ahora como deshago el nudo que tengo en la tripa?.
Qué cruel es esta vida que te da y te quita,
Si hasta el ser más puro al final se marchita,
Me enseñaste a vaciarme para sentirme lleno,
Que nadie es más, por eso no hay que hacer de menos,
Que lo que piense el resto tiene que importarme un bledo,
Que todo se consigue pero con un par de huevos,
A gozar el presente, olvidarme del ayer,
A reírme de la vida aunque no pare de doler,
¿Sabes? Lo hago lo mejor que sé,
Y aunque me vea jodido te juro que voy a estar bien,
Perdóname, me siento solo, sin salida,
Mis ojos llorando, mi mente no te olvida,
Amigo, te echo de menos, espero vernos en otra vida,
Te fuiste al cielo pero desde allí sé que me cuidas.
Cuando una estrella se apaga seguimos viendo su luz,
Se van dejándonos su esencia como hiciste tú,
Eras un ejemplo de superación y valentía,
Por la guerra que vencías y la paz que transmitías,
Ya sé de quién sacó Ingo la valentía y su comportamiento optimista,
y a pelear hasta la muerte, cuando sentía el dolor clavarse como aristas.
Recuerdo que hasta el corte más profundo cicatriza,
Para no olvidarnos de quien nos dejó la herida.
Como Pilar tú aguantabas lo que sea encima,
Y me enseñaste que el dolor que nos frena es lo único que se derriba,
Gracias por cruzarte en mi vida,
cuando estaba contigo me reía hasta de las caídas,
porque por mucho que nos bajaran tú y yo siempre tirábamos para arriba.
Sé que me estas oyendo,
Tan fuerte como te estoy queriendo,
Cuando mi camarada es, tú sigues siendo,
Punto y aparte, no tiene final lo que es eterno.
Gracias a ti:
Aprendí a tirar para lante cuando las cosas se tuercen,
A no rendirme, ser consecuente,
A chaparle la boca a todo el que no cree, y darle con un canto en los dientes,
A confiar en mi mismo y a quererme.
A que si algo no sale quizás sea por el destino,
A no dejar que nadie joda nunca con lo mío,
A perder, pero no a darme por vencido,
A que hasta el más fuerte llora cuando está jodido,
También aprendí que la vida son buenas y malas rachas,
Que conoces a mil seres, pero uno te marca,
Que mil aciertos se borran y un fallo deja mancha,
Que lo que más daño te hace es lo que más te engancha.
Que el rencor y la envidia solo es un veneno,
Que nunca estarás bien si te lo guardas todo adentro,
Que hasta de lo malo puede sacarse algo bueno,
Que hay quienes se odian porque un día se quisieron.
Que el más listo se come al fuerte lo aprendí en la calle,
Que me lo hacía yo solito o no lo iba a hacer nadie,
Que si me pasa algo jodido sufro y me lo callo,
Que basta que confíe en alguien para que me falle.
Que intento perdonar, no sabes, pero no me sale,
Que prometer no vale,
Que todavía duele,
Que me sigo rayando cuando estoy solo,
Que engañarse no sirve de nada, nunca se olvida del todo.
Perdón.
Ich vermisse Dich.
Lebewohl.

Deja un comentario