Infierno – 2

Mis ojos clavados en el techo,

no estaré feliz hasta que lo haya hecho.

Mi mente envuelta en demoniacas escenas

cuando se va la pena solo queda odio en el pecho.

Me siento un desecho, un cobarde…

Mis piernas se congelan, mi pecho arde,

noto que se me va el tiempo, que se me hace tarde,

cientos de inocentes pagan por mí, miserable.

Con la bala en el tambor, atormentado,

mal estar mental por estar de brazos cruzados.

Yo no pude apagar su luz, nadie pudo,

con estos constantes homenajes no me ayudo.

A solas con mi lado más oscuro,

deshacerme de los nudos que he creado es muy duro,

sé que un giro inesperado puede joder mi futuro.

Pero el también se merecía uno.

Giro inesperado, ya no hay luz en mí,

me sigue faltando tu alegría por aquí,

vivo marcado por toa la mierda que decidí,

tragos de Vodka desde principios de septiembre a finales de abril.

Al fondo de la botella no hay consuelo,

mañana la misma mierda, nada es pasajero,

comparados con este dolor que llevo dentro,

los golpes parecen caricias de terciopelo.

Nunca fuimos de este mundo, pronto nos veremos,

te quiero pedazo de cabrón, te echo de menos.

Deja un comentario