La glorieta de Cuatroca

En la furgo del Yeto escuchando leño

Desde pequeño yo no tengo dueño

Sigo vivo… es un misterio, Cuarto Milenio

Ya tú sabes mamá, yo siempre me las ingenio

En Villaverde con mis negros

Sin agua corriente se bañan con barreños

La puerta llena de balazos

Siete durmiendo en la misma habitación, por el suelo

Vuelvo a la ciudad y esos tontos se creen serios

Un par de días en mi vida habría que verlos

Sin pelos en los huevos y ya odiaba el talego

Soy enemigo número uno del poder y del gobierno

Olor a basuco y a explosivos caseros

Joyas y pelucos preparados, hay que movernos

Porque esta vida de mierda sí que es el infierno

Solo se ven masas de pijos asquerosos y modernos.

Me dijeron hace tiempo que fuera a dar una charla al instituto

¿Qué quieren que les enseñe yo? ¿A vender canutos?

¿A robar a pijos? ¿A liarse a lucos?

Yo no estoy para educar a nadie, estoy solo para mis asuntos

Pinche puto, tú a mi no me jodes

Palazo en la cabeza, pisotón en los cojones

Martillo en la manga para abrir melones

Y si te cruzas con estos cabrones corre, Forrest

Demasiada gente en contra, pero eso no importa

Llevo municiones gordas, mi vida es corta

No te ralles, primo, mira como se comportan

Han visto a uno de los nuestros y es como si vieran una peli de Ray Liotta

En sus casas huele a mota

Luego salen encapuchados por la glorieta de Cuatroca

Robándoles los móviles y el dinero a los chavales, no se cortan

Y el que se pase de listo… muere, por chota.

Deja un comentario