Leal cabrón (2)

Es triste como acabaste,
llevas chupando de la profesionalidad de los demás desde que empezaste,
y ahora que ya nadie te quiere en su bando,
te has quedado solo, pero buscas llamar la atención llorando.
Trabajando de adiestrador no triunfaste, ¿has probado hacer reguetón?
porque eres tan patético que igual hasta coges tirón.
Sé sincero y dilo,
el problema eres tú, que no tienes estilo.
¿Dices que te ríes de mí? uff… Eres muy bravo
a ver si te ríes cuando te enganche en privado.
Tú juega, maricón, yo voy de frente,
por mi abuelo y mis cojones que cuando te enganche vas a arrepentirte públicamente.
No quiero trabajar contigo, por eso me tiras y piensas que tu tiradera es dura,
y lo único que tiras es tu pobre dignidad a la basura.
Oh, sí, eres muy de barrio, ¿eh? por eso te has mudado del tuyo,
todo el mundo ya sabe que eres un pedazo de mierda, una rata sin orgullo.
¿Dónde vivías? ¿En Calella?
Dijiste que le ibas a comprar una casa nueva a tu madre… No sé como, capullo, si vives en la de ella.
Dices que sigues teniendo gente a tu lado, tonto,
están cerca tuya porque les engañaste, haré que se larguen pronto.
y cuando veas que se van te tendrás que plantear tu vida en serio,
chuparle la sangre a los demás nó… esfuérzate, no tienes más remedio.
Sé que ayer me nombraste, nos pudimos ver unas cuantas veces,
pero te daba miedo, reconoce que solo sabrías tartamudear y decir gilipolleces.
Lo hice a sabiendas y no me importó ayudarte cuatro días sinceramente,
pero ahora no me sale de los cojones. Recuerda que me debes dinero y perdiste mi respeto,
y eso es para siempre.
Tú lo perdiste, ¿viste? delante de tu propia gente,
te dejé en ridículo cuando mentías para conseguir más clientes.
Te entró la pataleta porque te dije que ni muerto me meto contigo para hacer ese tema,
tengo criterio, una vida, dignidad y miles de problemas.
hasta con Miguel tengo un contrato que finalmente no he concretado,
y no se enfada conmigo, subnormal, no es un niño mimado.
Además, que coño, no soy tuyo, tío, no me nombres más,
ocúpate de tu mierda de vida, no de la de los demás,
y creo que ya acabo: Rectifica, espero que lo entiendas,
solo te doy dos opciones después de montarme esta mierda,
una pedirme disculpas, ingresarme el dinero, decir que fue un calentón,
que sientes faltarme el respeto, que eres una mierda y que te he dado una lección,
y la otra es callarte y seguir como eres, invención tras invención,
si prefieres la segunda te doy mi palabra que te haré quedar delante de toda España como un maricón.
¿Dices que te ríes de mí? tontito, ahora se te aclara,
en tu puta vida te has reído de mí en mi cara.
y si tan hombre eres y dices que te ríes de mí,
te pago un billete a Almería, haber si lo haces aquí.
¿Qué me dijiste? ¿que esa cadena de oro era de mentira?
¿que si no es contigo no llegaré a ningún sitio?, las gilipolleces de siempre,
¿que soy un don nadie y que me pega la gente?
Puta rata, si vendo esa cadena te juro que vivirías nueve años y pico,
fui a comprarme una casa por mi esfuerzo y apenas trafico,
pero sigue contando cuentos, intentando desprestigiar lo que valgo,
que si sigues hablando mal de mí será por algo.
Habla lo que quieras, de mí ya se sabe todo,
pide perdón o muere como un mongolo.
Dile a tu mujer que si sigue contigo es que es retrasada, pero oye,
no escribo más, le dejaré al tiempo que te folle.

Deja un comentario