Me llama la resistencia

Todavía recuerdo el primer día
el primer beso, la primera poesía
jugando con tu pelo en la travesía
haciendo el tonto para que sonrías.
Ahora estoy jodido, como la mayoría
pero sin ti… no se qué haría.
Ahora dependo… ¿de qué dependo?
¿tal vez de lo que luche? ¿de lo que aprendo?
Lo nuestro fue amor… yo quería que fuera camaradería.
En la cama… te soñaba clandestina
me susurrabas que me amabas mientras golpeaba la pared la vecina
Imagina cuando yo siempre prendía la cerilla…
discutíamos,
mientras redactaba la octavilla.
Pero el tiempo escapa… han pasado unos años
viene una nueva etapa y no quiero hacerte daño.
No eres tan niña a pesar de tu inocencia,
te quiero, pero… me llama la resistencia.
Tengo que entrar, ¿entiendes? me lo dicta la conciencia,
no voy a huir, porque no soy un cobarde.
ahora te toca a ti decidir,
pero no pienso caminar por París mientras este país arde.
Haciendo balance, curando heridas,
tal vez me encuentres en otra vida, pero eso no está a mi alcance,
tantas experiencias compartidas…
pero seguiré condenado, porque la lucha es la única salida.

Deja un comentario