Mentalidad

Somos niños con mentalidad de viejos,
sin ilusión, sin futuro, sin complejos,
que lejos queda eso de encontrar trabajo,
pero drogas cero, de momento eso me aconsejo.
Cojo el atajo para que no me den de hostias,
la poli o cualquiera de esos bestias,
hace mucho tiempo que mis flores están mustias,
no me acerco a ellas por temor a que estén muertas.
Me cierro puertas, abro ventanas,
para saltar por alguna cualquier madrugada,
no me queda nada, no tengo ni cartera,
un billete me dura hasta que el plazo de las multas venza,
La esperanza es lo último que se pierde,
pero la dejé de lado y ya no quiere verme,
la tristeza de abuela taladra mis sienes,
a veces pienso en escaparme y dormir en los trenes.
Pero los trenes a mi ya se me han pasado,
soy un desastre como hijo y más como hermano,
lo bueno de esto es que me he conocido a golpes,
no soy torpe, solo un cabrón, pero es heredado.
tiro los dados del futuro y sale 0, 0, pero,
me importa menos que la muerte de un miembro del clero,
si me soy sincero sé que me espera represión,
porque la otra solución es acobardarme y esperar a estar muerto.
¿qué harías? ¿vivirías con tus padres?
si encuentras curro solo van a explotarte,
hay dos opciones, precariedad o miseria,
o unirte a la resistencia y luchar por emanciparte,
punto y a parte… que empieza otra etapa,
inmune a la tristeza desde que se fue mi papá,
tranquila, abuela, que tendré para comer,
antes de no tener pego un palo en una sucursal del Santander.
Es fácil de entender, ¿pared? o espada,
cuando la miseria es propia o muy cercana,
¿problema de hambre? si, aquí en España,
en mi calle los vecinos se desploman por no poder comer nada.

Deja un comentario