Mi tropa

Compartía habitación y ropa con mi hermana,
un cuarto para mi tío, otro para la yaya,
un colchón en el salón donde dormía la mama,
la situación no era fácil para nada.
La vida me hizo ser un puto tigre de bengala,
y si alguien me faltaba..
el respeto lo pagaba,
estaba más perdío que el Canela,
solo quería irme, todo me la sudaba,
durmiendo en la calle cuando estaba en la ESO,
pero tú qué coño vas a saber de eso.
A mi hermanito Tudela lo metieron preso,
yo también entré, pero por suerte salí ileso.
Y seguí haciendo el capullo porque andaba tieso,
era el hijo de la noche, siempre tenso,
nadie arbitraba y no importaba el peso,
andaba con una palanca y en los huesos.
recuerdo cuando esos mierdas andaban por mi calle dando vueltas,
preguntando a los chavales cual era mi puerta,
tenía una presión que puede que nunca comprendas,
para mi la vida era mala, nunca me salían las cuentas.
Primo y yo abrimos con la cizalla y pa la saca,
al primer B-meta le hicimos un hueco para las placas,
íbamos dando palos de resaca.
Siempre estuvimos como las maracas,
ahora todos saben que si atacan…
doy el toque a mi tropa y tendrán que salir del mapa.
nací diseñado para hacer daño, como un AK,
me parió una noche calurosa en la peor cloaca.
Dicen algo de… Lazarillo de Tormes,
sobrevivo gracias a mis cojones enormes,
con el pasamontañas y la bómber,
resolviendo mis asuntos como un hombre.
Así que si no me conoces mejor ni me nombres,
me coméis los huevos tos los progres,
vamos a por vosotros, cabrones, somos depredadores,
no voy a esperarme para comer lo que os sobre.

Deja un comentario