No hay más que hablar

Real clan, siempre tengo un plan para no estar sin pan,
soy de hablar solo si me entiendes, de lo contrario, ratatataplán,
follándole le tiro por las tetas coca y Champagne,
se vuelve loca, grita más que subida en el Dragon Khan.
Yo vivo bajo mi plan, vivo como me cuadre,
a estas alturas ya no me fío ni de mi puta madre,
porque como me dijo Diego, en esta vida donde se valora tanto lo monetario,
todos somos unos hijos de puta hasta que se demuestre lo contrario.
He sido el que repartió tanto ruina como cash,
el que mandó a los dos encapuchados que te seguían por detrás.
Aquí pasan hachís, pasan farlopa, van al alambre,
aquí hay necesidad. Pasan de todo antes de pasar hambre.
A mí no me va a doler,
se van cuando más los necesito,
porque es cuando menos tengo que ofrecer.
Me amenazó con un cuchillo, mi foto en un cartel,
y cuando me lancé encima se fue corriendo a llorar al cuartel.
¿Hacienda me come las pelotas?
sabrá lo que ingreso de algunos trabajos, no de la María ni la farlopa.
Por aquí ando a mis anchas, soy el que más le mete,
aprende, primo. ¿Quieres una plancha? o te hago 15 paquetes.
Crema de Orujo, scorts de lujo,
triste y loco,
se vé que huele bien sobre mi foto.
Me queda bien camisas Tommy, chándals Loto,
las Nike nuevas y hasta el corazón roto.
Estilo de bambino, un pensamiento de bandido,
olvido las penas con vino.
Me odio por no tenerme a mi lado y por no hacerme caso,
no es que me odie a mí, bueno… odio a mi fracaso.
Esas promesas que siempre menguan…
a mi me gustan las personas que mueven el mundo por mí, no la lengua.
Me dijeron que estarían, no los vi,
cuento con los dedos de una mano los que mueven un dedo por mí.
Este mundo tan criminal, mentalidad ilegal,
24 horas de plaza con un sufrimiento universal,
“Si te tocan me los llevo por delante”. ¿Te acuerdas de esto?
unos cuantos años después te puedo decir que ya lo he hecho.
Una vida entera para contar con tu compañía,
era buen plan, eh… pero jodía la policía,
una relación que por él estaba bendecía,
no había cojones a tocarte, ni haciéndote brujería.
Aquí cada día la tasa de delincuencia crece,
por ejemplo, el moro apuñaló ayer a un tipo para quitarle un IPhone XS,
mi socio Francis volvió a salir después de estar en prisión 10 meses,
y según me dice ya ha salido a robar como 20 veces.
Este lugar no es EEUU, pero lo parece,
todo dios detenido si los maricones aparecen.
Hermano, cuidao con el traicionero que tienes al lao,
Abraham: to sé despoporra si entra el tiguerage, chalao.
Aquí se vive de la droga y los caseríos,
de hosear, robar, las palizas y otros líos,
todas las sicarionas locas con tu huevo, tío,
pf que asco, dicen que lo tienes largo, gordote y un pelín torcío.
Socio, sigue avanzando, nunca vuelvas atrás,
palabra que si te cierran la puerta voy contigo y la abrimos a patás,
que no te falte la pica y tu reino del pra pra prá,
nos colamos por la ventana mañana mismo. No hay más que hablar

Deja un comentario