No llores, no…

No llores, el dinero solo es un papel sucio y blanco,
no llores, abuela… te doy mi palabra, voy a secuestrar al del banco,
llora todas las noches preocupada por los suyos, madrugadas en vela,
Pero… ¿quién vela por ella?
La escucho y quiero llorar,
bebo, grito y no sabe por qué lo hago,
no tienes culpa de nada, pero si te enteras igual te vienes abajo.
Esclava de su rutina, cansada de que nadie la comprenda,
cuidó de todos, pero nadie la cuida ahora que está enferma,
se encierra, no quiere estar sola, pero se siente un cargo,
y yo siendo un mierda, parece que solo atraigo lo malo,
los vecinos me dicen cuídala, todo pasará, tranquilo,
doy mi vida por ella, no tienen que decirlo,
le acompaño y aseguro cada paso que da por el camino,
camina despacio, si… no sabes lo que lleva recorrido,
ha pasado hambre, un asesinato y venció cada guerra,
tiene cojones que ahora tenga que luchar conmigo.
Las cosas solo se pueden hacer en vida, repite el mismo dicho,
que cuando mueras solo podrás pudrirte en el nicho,
por eso… no quiero esperar a que mueras para escribirte, recordarte,
prefiero hacerlo ahora que te tengo delante.
Perdón por lo de antes, gritarte, asustarte,
el agua llega al cuello, está congelada y solo quería abrazarte,
cierro los ojos, soy tan afortunado por ser de tu misma sangre.
Solo te basta mirarme para saber todo lo que callo,
sabes de sobra todo lo que en mi corazón guardo,
ay joder, ojala la vida no fuera tan corta,
te lo repito, me arrancaría los huesos para compadecerme del dolor que soportas,
me siento un hijo de puta sin perdón y sin sentimientos,
nos quieres tanto que por vernos sonreír no comprabas tus medicamentos,
y muero…
la culpa es tan grande que solo quiero retorcerme hasta partirme el cuello,
mátame, mátame, mátame,
sí, puedo decir que faltó y falta dinero, pero jamás que he pasado hambre,
que me enseñaste siempre respeto y humildad,
a no torcerme también, pero eso no lo pude evitar.
Soy un orgulloso, un idiota, me reconcome la ansiedad,
te regalo mi corazón, contigo seguro que encuentra libertad,
sé que lo quieres ver feliz, lejos de la droga, de la miseria,
perdón por el portazo, mis ataques de histeria,
eres tan grande, abuela… te mereces una vida justa, otra historia.

Deja un comentario