Nunca en el olvido

Cada día a las 8, puntual en comisaría,
Para hacer cumplir una ley que ni borracho justa veías,
Que hasta sabían los ricos que es una barbaridad,
Uniformado y armado empezaste a patrullar la ciudad,
El orgullo de pertenecer a la guardia civil, tradición familiar,
Tu formación la querías enfocar a defender a la gente indefensa,
Pero pronto te diste cuenta de la maldad de la clase burguesa,
Veías como solo los pobres eran encerrados entre rejas,
Si, también algún adinerado, pero solo para disimular.
Un día un compañero tuyo fue ejecutado por ETA,
Y la rabia ciega te hizo querer vendetta,
Así que para entrar en la brigada antiterrorista entrenaste duro,
Por tu labor en pocos años a muchos se detuvo,
Llegabas a casa satisfecho,
Pero se te encogía el corazón viendo que por la pensión a tu madre le peligraba el techo,
Como buen mercenario no cobrabas mal,
Pero con 4 hermanos y tus padres… poco podías ayudar,
Entonces recordaste lo que pensaste poco tiempo atrás,
Cuando viste como no te dejaban detener a los que robaban millones por vía semilegal,
No entendías y odiabas la lucha de los etarras,
pero sabías de buena mano que quienes provocan la miseria no les pasa nada,
sintiéndote impotente por no encerrar a los que creaban las estafas,
codeándote todos los días con policías que no les importaba España,
fuiste leyendo páginas con información alternativa,
viendo claro que la raíz de la tiranía es la maldad capitalista,
juraste defender al pueblo y haciéndole el juego a los que se lucraban, no lo conseguías,
le comentaste tus inquietudes a tus compañeros,
pero casi todos querían seguir estando ciegos,
y los que te daban la razón en parte,
pasaban de hacer algo, para problemas no buscarse,
pero quedaste con gente valiente y atrevida,
sin decirles que eras policía y viste que no eran malos como te decían,
que solo luchaban por la justicia que impiden los jueces,
que por crear una sociedad nueva se enriquecen.
Cada día ibas más desmotivado al trabajo,
Todo cambió cuando empezaste a investigar a los GRAPO,
Solo te bastó con leer unos cuantos comunicados,
Para ver que ellos si luchaban por los de abajo,
Así que hiciste todo lo posible para marear a la brigada,
Conseguiste que muchos se escaparan…
Tenías buen expediente, decían que no hiciste bien el curro, por depresión pensaban,
Te cesaron y tú solo querías quedar con gente cercana,
Te incorporaste a la guerrilla, pero no te creían y hostias te caían,
Pero tú insistías hasta que diste información que te hizo creíble,
Poniendo tus armas sobre la mesa, dijiste que querías unirte.
como prueba atracaste dos bancos y ejecutaste a un banquero,
ahí si que empezaste a luchar por el pueblo.
Continuaste en la guerrilla, aportando conocimientos,
Hasta que en prisión acabaron contigo golpes sangrientos.

Gracias por tu coraje, por tu compromiso, por todas las horas de conversación y risas. Nunca en el olvido.
Una bandera roja cubrió tu cuerpo al enterrarte.
D.E.P Fer.
Las balas que se disparen serán nuestras lágrimas por tu pérdida.

Deja un comentario