Palabras de un perro escolta contra la violencia machista

Palabras hacia el agresor de su guía:
Mírame, estoy aquí para borrar tu huella,
Por tu culpa piensa que la vida no es tan Bella,
La alejaste de los suyos, pero lo que es aún más importante,
Le hiciste repudiar lo que tenía delante, que era ella.
Sumiste su amor propio bajo cero,
La obligaste a abandonarse cuando menos se quería,
La dejaste sola y fría balanceándose en el hielo,
y tú lo derretías como te apetecía,
Es injusto, pero eso es justo lo que quieres,
Sabes manejarla, sabes bien lo que le duele,
¿no fue suficiente? Pero quién te crees que eres.
¿por qué tumbas su coraza a patadas cuando vienes?
Te adueñaste de su vida y la convertiste en tu casa,
Pero te lo juro por mis muertos, por encima mía no pasas,
Y si quieres destrozarla me tumbas a mi primero,
Sé lo que me importa y también cuanto la quiero,
No la pienso dejar sola, que te quede bien claro,
Esta vez vas a ser tú el que pase por dentro del aro,
Te has sobrepasado, a mi ya me has cansado,
Porque hasta que no la has visto al borde del suicidio no has parado.
Desde mi cama escucho como se despierta de noche, con pesadillas,
Cuando me llama y caminamos por la casa de madrugada, de puntillas,
Tiene miedo de encontrarte, porque tú le has engañado,
Diciéndole que siempre estará sola y nadie estará a su lado,
Si le aterroriza tu presencia y no estás aquí,
Pero ella piensa que sí…
se desploma en un segundo,
Lamiéndole le digo que vino a hacer temblar al mundo,
no a temblar frente a ti.

Palabras hacia su guía:
Permanecía quieto, cubriéndote, solo tenía seis meses,
No tenía entrenamiento, pero ya le habíamos plantado cara más de tres veces,
Con dos años ya sé lo que tengo que hacer, mientras tú le gritas en medio de la calle: Vete, conmigo ya no puedes!,
Sabes que estaré aquí en tus peores momentos,
Yo estaré aquí, si intentas tirar la toalla,
Yo estaré aquí, para que nunca más le tengas miedo,
Yo estaré aquí, para dejar mi vida en la batalla.
Unidos somos más fuertes, te repito cada día,
Ahora solo estoy tranquilo si lloras de alegría,
El problema es parte del pasado, estás segura, de verdad,
En mi collar lo pone: el peor peligro es dejar de luchar,
Te lamo las lágrimas cuando despiertas llorando por la mañana,
Para recordarte que estoy aquí, que no tienes que temer nada,
Que no perderás tu futuro, tampoco tu ilusión,
Que venceremos a esos mierdas luchando con corazón.

Deja un comentario