Pensando…

Pensando con la botella creo que los dos nos dejamos cosas,
tú me dejaste tirado, pero yo te dejé huella,
me dijo: “vete a la mierda” y fui fugaz como una estrella,
porque me di cuenta que estaba mucho mejor en la mierda que con ella,
ya lo sabrás cuando busques y no haya,
el amor, el cariño, los besos de la yaya.
Yo sé lo que vale vivir callando,
y tú sabrás lo que vale la lealtad cuando la pidas llorando,
llamó y me dijo: “cari… uff”,
“quise buscar el mundo, pero me di cuenta que mi mundo eres tú”.
pero ya lo dijo un sabio y luego lo comprobé,
que todo el mundo miente, la pregunta es en qué.
Fui de honor y reciví palos,
pero que peor palo hay que dejar de ser yo para agradaros.
No quiero encajar, estoy bien sin hacerlo,
tú te disfrazas y sientes que estás mejor, pero no puedes verlo.
Me levanté, agarré las llaves y me puse de acuerdo,
y pensé: ¿por qué rendirme?,
enumeré las razones de por qué no hacerlo,
ahora a seguir con cojones, ya no importan las maneras,
cuando te encontré por el camino me di cuenta realmente como eras,
la gente habla mierda sin motivos, amigo,
le pasa al fracasado, también a ti conmigo.
Atacar a ciegas para sentiros mejores…
e intentar ensuciarme a mí jamás limpiará vuestros errores.
yo sé que estoy donde debo de estar,
me la suda tantas cosas…
como que tú chupes pollas por dinero… eso no me lo puedes negar.
Domingo por la tarde, yo ciego por la geta,
pensando si te haces la loca… o estás loca a secas.

Deja un comentario