Primera ruta

Alde zaharra, sakhar ba. Nadie sabe convivir conmigo,
Mi padre me dijo: “aleikum salam. Vive hijo inch allah”.
Caminando entre los olivos de Argana con las mafias,
Con las gafas de sol a 50 grados, metiendo putas en un camión, supervisando
La pared llena de agujeros de bala.
Entramos en Marrakech, girando por el MCDonalds a Chez Alí,
El aire acondicionao dentro del Mercedes Benz,
Humo de Jardala, casquillos de uzi en los asientos,
Llegamos al aeropuerto de Menara,
Me pongo el Ipod con Diego hasta Barajas,
Alquila un X6 en Europcar, entramos en la VI por Zaramaga,
Subimos al monte y le dije: Nore…
¿Cómo pueden estar llevándose tanta pasta esos que trabajan en el norte?
suelta una lágrima, Almax forte.
seguimos avanzando, bajan unos grados, las ruedas casi se congelan, vaho,
Mi reloj Sandoz y tres camellos por tu housewife,
subimos al tranvía, él fumándose un Lucky Strike, yo pensando en atentados.
Bajamos del tren en Brignole,
Café macchiato, un pezzo de focaccia,
¿Sabes? la policía estará concentrada en el partido de esta noche de la Sampdoria contra el Inter,
Yerak Roba una Ducati en Corso Gastaldi,
avanza por la 20 de septiembre oliendo a jass, con el palestino,
Tenemos que conseguir recoger a Katia en la Piazza Ferrari,
miro al pasado y sólo te quedan malos recuerdos de mi, hija de puta,
ahora sólo bebo Sidi Alí.
Katia se sube, el Guardia di finanza mirando,
Llevamos la camiseta de Babacar del Racing,
Avanza, prim, que he quedao con Hakim en Florencia,
En la cabeza las gaitas de Hevia,
El piso franco en París, la barba muslim,
Vamos a reventar la galería de los Medici.

Deja un comentario