Simplemente, la vida

De la época de comprar en Pesetas en la Trajana,
la camisa de la vecina, la melena de la mama,
escuchaba hablar de la trena, algunos problemas de cartas,
la navidad era juerga, la nevera se llenaba,
con mi cara de apaleao la boca me sabía a planta.
Nunca di tregua, pregúntaselo a mi yaya,
dicté sentencia con mi primera palabra.
por entonces no sabía de la vida… solo de sacrificio y pasta.
En un puto saco de dormir a las cinco la mañana,
me levantaba para estudiar con las manos engarrotadas,
mi abuela ponía a calentar el agua,
para ponerme los dedos bien cada puta mañana.
Claro que robábamos para pagarle la carne a la gitana,
empezaron con el cuelgue… terminaron con la plata,
yo 24 horas en el parque mientras los días pasaban,
me hice grande, entendía de que hablaban.
Mi tía compró un traje destrozado, contenta porque se casaba,
no tenía dinero… pero era la novia más guapa,
yo vestía de puta madre, porque mi tío era el Papa,
el polo Chasperri, los pantalones de la marca Capa…
En casa escuchábamos la radio, subía el volumen con Marifé de Triana,
la época que las bolsas de diez iban a reventar de mariguana.
Esto… ¿Vale cinco mil? ya te lo pago mañana,
se saldó con una visita a la puerta de mi casa.
Yo no hice justicia, ya lo hizo mi mama,
no me faltó comida, un beso, una cama,
ella hizo crecer el árbol, yo torcí la rama,
he convivido con lo peor, ay, mi ángel de la guarda.
Crecí matao a palos, con los bares, con la tana,
con los cojones de mi abuelo: “Creo que me van a matar esta mañana.”
de chico en el mercaíllo, de mayor en la granja,
siempre supe que el beneficio era para la casa.
Se puso de moda la coca, aquello era Jauja,
cogíamos un gramo de periko, nos hacíamos la chamba,
ahora se siguen pinchando caballo… están en las raspas,
o han tenido a sus niños y llevan el keli en la espalda.
Nunca faltó el cariño, siempre faltó la plata,
cumplía el castigo con una sonrisa en la cara,
siempre me daban dos opciones, por las buenas o por las malas,
elegí ser como soy y me tiré una temporada entre barras.

Deja un comentario