Sin miedo a morir

Una auténtica bruja dentro de ti,
estás pisando la tierra del débil, sin miedo a morir,
No eras una más, no te voy a mentir,
Del poder y sus mentiras contigo todo comprendí,
El combate está muy cerca de aquí,
Vives en un planeta enfermo, en un país febril,
Crean una crisis, toca resistir,
Duermes en terreno hostil, allí no encuentras oasis,
Con tres tiros caerán su torre, su rey y su alfil,
Las ovejas dóciles lo ven todo gris,
tú negra como una pantera asaltarás el redil,
Eres la cara que no contaron de la guerra civil,
Arriesgando tu vida asaltas y proteges un campamento infantil,
Escuchas los gritos, el llanto y el miedo tras cada misil,
La gente se defiende de helicópteros tirando adoquines,
Utilizas todos tus medios luchando por sus fines,
Quieres victorias, no quieres findes,
tu no tienes amigos, tienes compañeros que son firmes,
Que pelean, no se arrastran,
Entran en la boca del lobo y ni un segundo malgastan,
tenéis el agua al cuello,
Ametralladoras son tu bálsamo,
Sobrevolando Libia a los mandos de un cazador nocturno.
29 años peleando con la muerte entrando en terreno oscuro,
A doce mil metros de altura caes en picado para darles duro,
El rugido de los motores, la estela de la muerte,
A 2000 por hora en vuelo rasante, ojos verdes, alma roja, candente,
Le abres camino a tus camaradas,
Si querían guerra… llegaron las verdaderas fuerzas armadas,
Custodiando desde el aire, tierra o mar,
Protegiendo a personas que sufren esta brutalidad,
La vida no es de color rosa,
Dando un golpe en los mandos, cambias de rumbo y disparas, tu rabia se expresa,
Alumbras con los focos un buque, bombas caen como losas,
Ya nos veremos en el infierno, junto a las mafias religiosas.
Ves como torturan niños y te lanzas a por ellos, no podrías hacer otra cosa,
Si violan a niñas y mujeres y les aprietan las esposas,
Unos rezan, otros lloran mientras tú saltas vallas,
Te apuntan, pero sigues corriendo hacia esos canallas,
Empieza la batalla, fundes cargadores, no es momento de enseñar medallas,
Arde el fósforo blanco tras la lluvia de metralla,
Una bala vuela la cabeza de ese yanqui, recuerdas a tu compañera Masha,
Sigues disparando mientras niñas patalean cuando las sacan de sus casas,
Cubren tu avance, el tiroteo es constante, te tiras de cabeza al infierno,
Llegaste para no hacer prisioneros y siempre de frente, al toro por los cuernos.
Tu uniforme manchado de sangre, apenas se aprecia el color caqui,
Esperando al enemigo en la montaña, emboscada como un maqui,
Camarada, entra al asfalto, firme y a por ellos.
Que serás una nadie, porque nadie tiene dueño.
Combate en población, solo tu sombra camina al lado,
Disparando con el fusil aniquilas al silencio que tiene el pueblo censurado.
Un flashback, 27 años, Siria, en plena revuelta te daban por muerta,
Renaciste, agarraste el equipo y enseñaste la mirada de una mujer violenta,
Vuelves al presente, entras en terreno enemigo, acción suicida,
Si tu camarada está preso rompes muros con granadas para salvar su vida,
Aumentas revoluciones, la tripulación está preparada,
Poner a cubierto a 9 personas y a un niño, la ruta está trazada,
Despegas, pones rumbo noreste y avanzas dispuesta a todo,
El radar informa de nueve aeronaves enemigas, trabajas con los artilleros codo a codo,
La metralla golpea el Alligator, desciendes todo lo que puedes,
Obligas a los artilleros a saltar con los refugiados, pero de tu posición no te mueves,
Caen en el mar, asciendes y ocupas el asiento de artillería,
Disparas tan rápido como te es posible, manteniendo la sangre fría,
Sabías que no saldrías viva, pero rendirte sí te dolería,
Llevas al límite las armas del helicóptero, Dolina sonreía,
Lanzas otro misil, impacta y haces que el planeta vibre,
Perdiste esa batalla, pero moriste siendo libre.

Deja un comentario