Soy una Makarov

Soy una makarov cubierta de hielo,
no me puede dar el sol, los perros me verían y vendrían,
y querrían mear en el mismo árbol que yo.
Si, veo tu dolor,
te tengo con las manos por encima de la cabeza esposadas a un hierro,
la luna reflejada en mi enistov, tu ansiedad creciendo.
mis palabras iban en serio, tengo a tu hijo al teléfono,
gritas que me matarás, te quito la venda de los ojos rojos que tienes de llorar como un maricón,
a milímetros deslizo un palo con los que partiré tus huesos,
con la micro-Uzy escribo mi nombre en la pared,
empiezan a morder los cerdos.
Pongo la cámara para que tu hijo vea como la sangre salpica vuestro futuro,
-lo siento, no me produce ninguna sensación verlo.

Deja un comentario