Su fin o mi fin

No hacías nada y sin tí me quedé,
tal vez fue porque os defendí y con ellos me encaré,
no somos nadie, ya te lo dije más de una vez,
ahora queda mas que claro…
los pájaros guardaron silencio cuando se escuchó el disparo,
te dejaron sobre un charco de sangre, tirado en el suelo,
me lanzaron hacia la pared poniéndome los hierros.
apretaron los grilletes, solo se escuchaba silencio,
no escucho ladrar al perro,
no escucho ladrar al perro.
Su cuerpo, marrón y negro,
tirado en el suelo. Solo silencio.
¡No escucho ladrar al perro!
no escucho ladrar al perro…
Ahí volví a entender el milagro de los panes y los peces,
somos descendientes de la Santa Muerte,
llorar no sirve de nada, en esta vida no hay reverse,
no escucho ladrar al perro, ¡uno ocho siete!
me habrás visto asomado por el puente,
dentro del coche me decían que tendría que soltar billetes,
¡Uno ocho siete!
pero allí todo silencio.
Solitario en este mundo, el alma congelada,
con el cuchillo en la mano tantas madrugadas,
tu chillido una pesadilla demasiado pesada,
ahora solo siento frío. te quiero, pana.
te quería tener entre mis brazos, pero que lejos estabas,
lo mal que lo he pasado… nadie sabe nada,
la muerte no espera, la vida no para.
Por desgracia el dinero no trae a los que se fueron,
desde allí mírame a los ojos, podrás ver puro fuego,
tu muerte no quedará sin respuesta, amigo, te quiero,
mi alma está incompleta, he perdido el ego,
y te vi dar tu vida por mí a pesar de ser ciego.
A veces toca volver a ensuciarse, no hay más huevos,
dispararon y perdí el control. Macabro juego,
amigo, espérame allí arriba, que enseguida llego.
Demasiado veneno aquí dentro, las noches son muy largas, no puedo dormir,
¿quién dijo que esta mierda fuera fácil? ¿por qué tengo que sufrir?
lo siento, amigo, por no conseguir que te sintieras orgulloso de mí.
Para bien o para mal esto es así,
te llevé a caminar por el borde del precipicio sin darle importancia a esto de vivir.
Ojala esto fuera solo un juego y te pudiera ver al darle a salir,
te doy mi palabra que mataré al que te mató, su fin o mi fin.

Espero que Ingo te ayude. Esperadme, que pronto me iré con vvosotros.

6 comentarios en «Su fin o mi fin»

Deja un comentario