Letra – Pablo Hasel Cuando la guerra acabe

Por no ser sordo ante los gritos de socorro,
La policía me da el alto, pero no soy cobarde si corro.
Asumo que la incomprensión siempre apuñalará,
Que por no vender humo no habrá ninguna facilidad.
La voz de mamá tiembla hablando de mi futuro,
Y es tan duro… pero menos que niños en los huesos,
Pienso en su derrota y eso ya es una victoria,
Si hicieron todo lo posible para que fuera escoria.
Creí que los momentos más intensos no llegarían con emociones sobrias, me equivoqué,
Fui bueno contigo y me odias, ya no me pregunto por qué,
Hay gente idiota y mala que se enfada si sigo en pie.

Dicen que sientes placer antes de morir ahogado,
Así disfruto el sangrante orgasmo de seguir a mi lado,
Como hacer autostop en medio de un terremoto,
Hablé con amigos invisibles, pero no era yo el loco.

Pensé que el desierto empezaba a terminarse y caminé despacio,
Pero solo era un espejismo burlándose de mi cansancio.
Demasiado exhausto para malgastar palabras,
Demasiado solitario como para llorar si me fallas.

En el funeral de otro sueño gastando bromas,
Cantando canciones que no componen tus manos traidoras,
La búsqueda es la amante más fiel del infierno,
Lloro por tus ojos, pero nunca nos vemos.

Que poco tiempo tenemos para ordenar el caos,
Ojala hubiéramos visto las señales sin estar colocaos,
Perdimos la noción del tiempo para sentirnos eternos,
Ahora el reloj impide que simulemos que tiene frenos.

Sentir menos nunca fue una opción viable,
Recuerda que solo quise amar cuando la guerra acabe,
Solo quise paz, pero una verdadera,
Que ser bueno solo es luchar sin tregua, hasta que el mal muera.

Letra – ZPU Mi última llamada

¿Qué tal hermano?
Siento hacerte esta llamada
 pero vives en mi mente y en mi corazón,
sé que es una putada, 
pero mi alma partida está en partida hacia una nueva encrucijada,
demasiado pesada la carga.
La larga espera, un destino que no llega.
Ya no me queda entrega ni pilas, ni ganas,
sólo un vacío eterno que empalma semanas,
el vacío de un palacio sin ventanas.
Y vallas que se han vuelto aduanas,
obstáculos que pintan cumbres,
metas para otros hombres.
Me parecen tan lejanas, mitos más que rocas,
campanas de otras épocas tocan.
Cantan a las plantas que sanaron mis heridas,
saltos en un lago sin paracaídas,
moras recogidas, todas las salidas compartidas,
cuántas expresiones parecidas.
Y es un gran orgullo, tú y yo en cada ensayo,
en un destello tuyo me hallo,
el único sincero para decirme si fallo.
Sabes que me rallo y rallo la locura
y en esta aventura
yo quiero ser tú de mayor:
un emprendedor, un valiente
yo ya me quedé sin fuel,
solo hay guillotina en la cabeza del cartel.
Solo purpurina, mierda de letrina pegada a mi piel,
solo hiel dañina escrita en el papel.
Fiel como ninguno, norte de mi sin razón,
no hay amor más puro si desnudo grita el corazón.
Gracias con mayúsculas y desde lo más hondo,
seguiré contigo hermano, te llamaré pronto.

***
Tiembla mi mano al descolgar,
tras esta vez quizá no vuelva a llamar,
puede que esta sea mi última llamada,
puede que esta sea mi última llamada.
Tiembla mi mano al descolgar,
tras esta vez quizá no vuelva a llamar,
sé que va a ser esta mi última llamada,
sé que va a ser esta mi última llamada.
***

Hola mamá ¿Qué tal? ¿Cómo va la pierna?
¿Cómo llevas el dolor de aquella herida interna?
Sé que te consterna pero sé también que todo sana,
sé que el hoy enferma si se vive en el mañana.
Tú me lo enseñaste, como tanto, como todo,
como el llanto que me seco si me infravaloro.
Como a no sentirme solo nunca,
tú eres mi mayor tesoro, el desahogo de mi culpa.
Siempre has sido solución, meta de mi sueño,
por cada ocasión que me has llamado tu niño pequeño.
Quiero que te sientas bien, que te lluevan rosas,
que la vida brinde contigo con mil cosas hermosas,
que bajen los ángeles con plumas a tus pasos,
que luzca tu sonrisa en los fracasos,
que me guardé tus besos aquí dentro,
que los llevo conmigo, siempre has sido mi ejemplo.
Templo del cariño, del soporte, con tu apoyo
más de siete vidas tuve, estoy metido en el hoyo,
sin agua en el arroyo, 
sin desembocadura,
en pura curvatura de agujeros negros, poliedros y a oscuras.
Con muchas putas dudas por un plazo tan eterno
y con un saldo bajo cero en mi cuaderno.
Conviviendo con la ruina de mis voces varias,
yo sé que entre todas ellas tú me encontrarías.
¿Qué yo no daría por ti? Mi propia vida,
por eso respiro tras tanto disparo recibido,
no hay otro motivo.
Ya me hubiera ido pero te lo debo,
seguiré contigo siempre, te llamaré luego.

***
Tiembla mi mano al descolgar,
tras esta vez quizá no vuelva a llamar,
puede que esta sea mi última llamada,
puede que esta sea mi última llamada.
Tiembla mi mano al descolgar,
tras esta vez quizá no vuelva a llamar,
sé que va a ser esta mi última llamada,
sé que va a ser esta mi última llamada.
***

Hola papá ¿Qué tal? Ni sé cómo empezar.
Esta llamada se parece a rezar y yo no rezo.
Será que me despiezo por dentro,
que tropiezo con las ganas de marchar a tu encuentro.
Arcadas impregnadas de venenos y miedos de más…
será que te echo de menos.
Cómo contarte veinte veranos en versos casi ajenos,
tus ojos en mis malos y mis buenos.
Sin frenos para decirte: ‘No sabes cuánto te echaría a la cara,
lo duro de esta vara, quién te abrazara’.
Te vas y de repente el tiempo se para,
la vida amarga y rara,
un mundo que nos separa.
Por cada vez que busco perdón nace un tumor;
será que no supiste hacerlo mejor 
y no me basta.
Harto del: ‘¿Hasta cuándo?’
Desgasta el ir luchando,
yo no quiero ser tú de mayor.
Quizá de ahí la música y la droga
pero si te culpo, miento, tejiendo mi propia soga,
¿Cómo sano este amor odio si no sé con quién dialogar?
¿Cómo no llamarte más si mi corazón me interroga a cada instante?
Mi centrifugadora va sola, nubla mi mente, es aplastante.
Mas debo liberarte y liberarme de esta nada
que me enfada, cae la espada de Damocles,
es mi última llamada.

Letra – Shahid Historias del barrio

Serafín habla poco, sus últimos empleos de mano de los chinos repartiendo,
12 horas para cobrar medio sueldo con condiciones laborales que todos conocemos,
Ese día se marchó de la reunión, cabreado, parecía con el mundo, pero no,
Solamente con los que tienen culpa de la situación, los políticos, el jefe, el sistema de opresión,
Llama a la abogada 27 veces,
Tiene el agua al cuello y le deben dos meses,
Lleva días imaginándose un albergue,
Sin fuerzas para suicidarse se coloca y bebe,
Estoy hasta el cuello, no puedo más,
Lo habla con el camarero y nadie más,
Cuando la familia se aleja de él,
Piensa si alguna vez ha sido feliz de verdad.

**
Son historias del barrio,
Rabia y desánimo, no tienen donde huir,
Presente problemático, ataques de pánico y mucho más por venir,
Son historias del barrio,
Rabia y desánimo, no tienen donde huir,
Presente problemático, ataques de pánico y mucho más por venir,
**

Hace mucho tiempo que ya no veo a Dolores,
Le pregunto a un amigo, de sus hijos, los menores,
Me contesta que ya no sale del bloque,
Que se ha roto un hombro, que hace honor a su nombre,
La llamo y le pregunto por su salud y bromea,
Dice que prefiere el ataúd antes que la eterna lista de espera,
Que le van a operar del hombro y la pierna pero que a ese ritmo se imagina tal vez ni lo vea,
Me comenta que su madre está muriendo,
A diario entre hospital y cementerio,
Que nos quitan el dinero hasta en entierros,
Que no nos respetan vivos y tampoco nos respetan muertos.
Le pregunto por su hija la mediana, Triana,
Trabaja 10 horas a la semana,
Limpiando en el cuartel de los picolos para ganar nada,
Le mando un beso y me agradece la llamada.

**
Son historias del barrio,
Rabia y desánimo, no tienen donde huir,
Presente problemático, ataques de pánico y mucho más por venir,
Son historias del barrio,
Rabia y desánimo, no tienen donde huir,
Presente problemático, ataques de pánico y mucho más por venir,
**

Letra – Shahid Gente de hoy

Si delinquir es malo la ley es peor.
Mucho peor.
Si delinquir es malo la ley es peor.

Delinquir es malo, pero la ley es mucho peor,
Cuando hablamos de comer estamos hablando de honor,
Estamos hablando de curro y de sudor,
Por eso no se puede legislar sobre el amor,
De una madre cuando su hijo tiene hambre,
Cuando sangra para alimentar a su sangre,
Si nos roban los derechos laborales,
Nos saltamos la ley, ¿qué otro camino cabe?
Porque lo urgente normalmente atenta contra lo necesario Y lo moralmente correcto
Pero el camino nunca es recto y nadie es perfecto,
En cualquier lugar y siempre, No, no estoy rapeando una peli,
Los maderos entrándome en keli,
Con la locura colectiva de que les jodan la vida,
Y encima aplaudan al sheriff.
Yo no voy de puro, no voy de sectas,
Voy con puño cerrado y mente abierta,
No nos vendes el cuchillo y la bandera,
No matamos por un trapo, morimos por una idea,
Y a la mierda,
Me la suda quien se ofenda,
No soy feminista de la nueva escuela,
No me importa como hables en la asamblea,
Me importe que cobres lo mismo por la misma tarea,
No quita ni brea, esto si es música urbana,
De peleas todos los fines de semana,
De los filósofos de parque y de plazas,
De las pellas con la cerveza robada.