Te has pasado la vida

En mi sueño un relámpago,
me levanto de un salto,
escucho el gruñido de un Rottweiler encabronado,
le miro, sus ojos me interrogan, me llevo un dedo a los labios,
sus fauces están preparadas, como un puto comando en Río Bravo,
la cerradura suena, me levanto,
camino desnudo, me acerco descalzo,
se escuchan susurros en el patio, giro la llave despacio,
la respiración del perro en calma, su pulso acostumbrado,
me giro un instante, detrás de mí el demonio llorando,
¿Será una premonición? o que sabe lo que está pasando,
sale el perro, se escucha un disparo,
cuando me miro las manos… de quién es esta sangre,
delante de mí serpientes ciegas y un elefante mirándome,
la muerte baila encima de Ingo… pero no consigue despistarme.
se sienta sobre él, empiezo a hablarle,
mi vida se acaba de ir por otro sendero y punto,
siento frío, no quiero amor, solo sería otro bulto,
acaricio su cabeza destrozada, solo él me vale,
tenía que haber sido yo, quererle más no pude,
yo no sé lo que seré, pero él ha sido lo mejor que tuve,
miro mi reflejo en sus ojos,
las lágrimas se ven desde lejos,
era como un foco cuando todo se apaga,
lo que fue… lo que fui,
me quería, a pesar de todas mis cosas raras.
El asesino está a unos pasos, orgulloso del mal rato,
me acerco, Ingo ya está volando sobre el nido del Cuco,
miro al hombre, me muerdo la lengua, luego le escupo,
en el fondo sé que tengo una 9 milímetros, munición, un trabuco,
hago esfuerzos para controlarme, porque de lo contrario mañana su familia iría de luto,
acabas de matar a un diamante en bruto.
Miro el cadáver, nunca olvidaré tu nombre,
maldita la hora en la que quise ser un hombre,
malditas mis ganas de querer ser responsable,
perdí la razón por querer ser razonable.
le beso, lloro y me frustro,
Ingo, fin de la partida,
querido amigo, te has pasado la vida.
D.E.P.

Deja un comentario