Traviata nocturna

Si la vida se me pudre… Traviata nocturna,
si la calle se oscurece y se muere de sarna,
hoy estoy escribiendo completamente solo dentro de mi caverna,
la primera luz del día y no quiero dormir,
macho… tengo pesadillas cada vez más raras,
me despierto dando gritos, ya me lo advertí,
oscuridad dentro de mi interior, no en la madrugada,
estoy un poco más enfermo, me rayo tanto que ya ni me rayo,
cuesta respirar, el agua al cuello, así de atormentado,
nubes negras y tormentas dentro de mi habitación,
ramas de olivo… sauce llorón,
mi espíritu no se comunica, está esquivo, camina pero sin dirección,
se siente rezagado… sin valor, como una sombra dentro de un cajón,
es como cuando sonríes por compromiso, sin ganas,
como cuando caes al abismo de rutinas insanas,
como cuando me ahogaba en el charco de la saliva de tu almohada,
por mucho que lo intento no concilio el sueño,
guerra por la noche, recuerdo la felicidad de niño,
agotado duermo un par de horas, despierto con esta barba y con falta de cariño,
por eso pienso que estoy loco… encerradme y atadme,
esperad a media noche, coged un bozal, seguro que muerdo,
soy un iluso, quiero que los niños crezcan libres y sin egoísmo,
que piensen, busquen respuestas y sepan que dios solo está en ellos mismos.
Pero la medida sube, el agua me cubre por encima del cuello y no tengo sed,
pero es morir o empezar a beber…
no hay alternativa, así día tras día, estoy muy cansado, joder.

Deja un comentario