Las gradas llenas, yo estrenando botas nuevas,
La piel dentro de la pista, la cabeza fuera,
Pensando en ella, su alma de guerrera,
Me pongo por delante cuando atacan las fieras.
Veo la vida en los ojos de mi abuela,
Ahí fuera nos espera lo malo y lo bueno,
El infierno no me asusta, carabela,
En la cara de mi morena se ve el cielo.
Canta y toca las palmas para que me oriente,
No somos amantes de aventuras inocentes,
Somos todo lo que no pudimos ser antes.
Hablamos de historia, de arte, del Alcazaba,
De las murallas del cerro de san Cristóbal, lugares que recitan, cuentos que amaba,
Mi más preciado tesoro, la quieren sibaritas pero…
ella es feliz paseando entre los restos de la mezquita…
Deseos de odio volando sobre sus cabezas,
El respeto, el amor y la vida no entiende de jergas,
Yo no soy príncipe que rescata princesas,
yo adopto al dragón, luego guillotino a la reina,
voy a cortaros la lengua, tenedla bien sujeta,
no me duele la mala propaganda,
por la envidia no coloques etiquetas,
no quieras vestir a nadie con tu vestido de santa…
Y menos a mi Julieta, a ella se le respeta,
Fotos de pequeño a su lado aprendiendo a volar una cometa,
Ella descalza, vestido rojo y una coleta,
Mi guerrera, sin espada y sin pistola vencía sola al planeta.
Trabajando bajo la lluvia, es invencible,
Me rompo la boca con quien sea por ti y por ver brillar tus ojos café.

Deja un comentario