Txakurras

Hermano, hace años vi a un txakurra
Matando a palos a unas personas que protegían unas urnas
Decían que las pelotas de goma estaban prohibidas en Catalunya…
Y nos dispararon con ellas esos que se supone que nos ayudan.
Pero se la suda, a ellos se la suda
Una democracia a porrazos se convierte en una dictadura
Pero que no quepa duda… Que golpeen lo que quieran
Que no romperán, reforzarán nuestras ideas
¿Y qué esperan? se lo dije a la cara
golpeas con tu porra a los que se supone que proteges con tu placa
En Euskadi son txakurras, en mi ciudad son ratas
Que os quede claro, la dignidad no la protege vuestro chaleco antibalas.
Nos matan a palos, pero luego nosotros somos los culpables
Y si te abren la cabeza a patadas… será mejor que te calles
Hacen lo que les parece y tú también lo sabes, porque lo has visto
Sus agresiones y asesinatos no son ni serán delito
En manis de nazis nunca atacáis… qué raro
¿Es porque pensáis lo mismo? o porque estáis de su lado
Trabajo sucio del estado, sois unos cobardes
Enfermos vestidos de uniforme que defienden a sus iguales
Que no te extrañe… son como animales
Les quitaron el cerebro… y ahora ellos nos quiten libertades
Miserables, perros de pura raza, tienen pedigree
Mira lo que me hizo ese txakurra… también podría pasarte a ti.
Les miré y les dije: oye, maderos…
Las cosas han cambiado desde que salí del agujero
Y ahora no sois txakurras, sois unos putos corderos
Unos corderos que tienen cita para pasar por mi matadero.
Me reventásteis a palos, no olvido ese día
Y os dí mi palabra que algún día os pondría una bomba de relojería
Y al igual que en Catalunya, vuestras pelotas no pararon mi rebeldía
Porque, querido txakurra… para pelotas las mías
Me la suda que seáis GC, Ertzaintza, Mossos o Nacional
Todos sois el mismo perro, pero os cambian el pienso y el bozal
Tengo cientos de multas… a mi me da igual
Ponedme cien más, que no las pienso pagar.
Desde pequeño siempre impuse mi ley
Y mucho cuidadito cuando me quitéis los cordones de mis Nike
Que al final seréis vosotros los que os ahorquéis.
¿Dónde metéis toda la droga que quitáis?
Porque nunca me disteis una multa donde ponga lo que hay
Os creísteis muy guais por quitarme cuatro mays
Pero cuando soñáis con Niza y me recordáis sacando la pistola… de nuevo os cagáis.

Deja un comentario