Un día más

Me despierto con ganas de dormir diez horas más,
pensando esta jornada… a ver a donde me lleva,
no llueve, me levanto, creo que hoy es jueves,
afrontando los vaivenes de la vida, dos minutos de día y ya con un par de quejas,
y eso que pago a tocateja, no le debo nada a nadie,
salgo a la calle, contamina mi alma el aire,
no tengo plan B, sin más tiro para alante,
pensé en escaparme muchas veces, pero ya es tarde,
recuerdo que me decía: hijo, vete al instituto,
me rajaría las venas antes pero por ti cumplo,
lo afronto, llego a clase y se me caen los párpados,
fuera hace calor, fantaseo con mi futuro,
creo que lo tendré crudo, como un poema de Ho Chi Minh,
no sé si llamar vida a esto que viene antes del fin,
sueño con un fusil dormido en el pupitre,
hablan de palomas blancas, yo prefiero buitres,
pegando carteles, soñando con balas…
la guardia civil no son héroes, lo son quien curran dentro de las minas,
suena el tictac, tictac… se me escapa,
el tiempo no invita a la esperanza,
pongo todo el peso a un lado de la balanza,
en el otro extremo conocimiento y toda mi paciencia,
siento que me faltan piezas para construir este puzzle,
siento que me falta vodka para darle vida a los lunes,
quiero que no salgan impunes ninguno de los culpables,
y que me folles. Esas son todas mis ilusiones.
Día a día soporto la carga,
sin dinero ni para pipas la semana se hace larga,
una verdad clara tiene quien menos la merece,
te presto la pipa si quieres ir a casa de tu jefe,
entre sus tejemanejes está tenernos dormidos,
nos quieren drogados antes que combativos,
y es vomitivo ver como se frotan las manos,
cuando la droga en el barrio acaba con seres queridos.
Vivo en un constante lunes lleno de rabia y odio,
el caos de mi cerebro ordeno con voz y folio,
ahora estoy en mi terreno, neno, en mi escritorio,
el corazón gangreno si no escupo tanto agobio.

Deja un comentario