Un sueño

Hoy me he levantado y lo primero que he pensado,
Tengo que llamarte o verte para contarte lo que he soñado.
Llamé a la puerta y tú quitaste el candado,
Te dije: compa, escucha y me senté a tu lado,
Hoy he soñado cosas que nunca había imaginado,
Es… como si a este mundo le hubiera encontrado un significado,
He visto cosas que me han dejado impactado,
Ríos de agua de vida nos corrían por el lado,
El camino empezaba con un sendero alargado,
Ingo y tú caminabais a mi lado,
Teníamos un colgante de oro, muy pesado,
Ponía Avanzad, con diamantes incrustados,
El camino era largo y estábamos fatigados,
Pero la fuerza que teníamos no nos dejó apartados.
Era como si los tres estuviésemos conectados,
Cuando caía uno el otro ya lo había levantado.
El camino terminaba y vimos una luz,
Una puerta gigante y en el techo había una cruz,
Un ángel salió de algún lugar vestido de azul,
Y dijo seguidme, que os llevo, juventud.
Tras una hora caminando vimos una preciosa ciudad,
El cielo de perlas, el mar era cristal,
Las farolas eran de oro, pero no un oro normal,
Tenía un brillo intenso, parecía oro celestial,
De repente alguien me tocó por detrás,
Era mi abuelo y yo me eché a llorar,
Me tocó la cara y me dijo mi hijo, no me llores más,
Algún día nos veremos, ahora me tengo que marchar.
Se dio la vuelta y se empezó a alejar,
Escuché un aullido y apretando los puños empecé a temblar,
Era él que siguiéndole empezó a trotar,
Corrí detrás para abrazarles y el corazón me impedía avanzar,
Los veía jugando pero no me podía acercar,
Seguí caminando y me encontré una casa justo delante,
En un cartel ponía, el hogar de la gigante,
El ángel tocó la puerta y una voz dijo: adelante,
Una voz fuerte, poderosa, voz que ya había escuchado antes,
Entramos y con la luz de una mujer me deslumbré,
Sin miedo le dije: ¿quién es usted?
Me dijo yo soy tu verdadera madre y a ti te crié,
Os traigo porque quiero deciros,
Que recordéis que siempre tenéis que estar unidos,
Que os amo, que nunca os deis por vencidos,
Que sigáis luchando, que la pelea es lo que os mantiene vivos.

Deja un comentario