Una noche menos

Lo llego a saber y les hubiera partido la cara,
antes de verme esposado, ver a mi solidaridad encerrada,
ya no me tienta la puta absenta,
por ver como esto revienta… mi guerra no para.
La juventud se ahoga en droga, ya casi nadie piensa,
se tragan todo lo que sale en la tele burguesa,
suerte que hay excepciones, con ellos ando,
pero el estado nos tiene controlados, por eso no me creo Rambo.
Aquí es delito hasta añorar comandos,
sin saber el cómo, llegará el cuándo, lo recuerdo,
escribo mientras los recuerdos me tienen acorralado,
muerdo asfalto y aúllo al firmamento eterno,
sonriendo me vengo de quien me quiso jodido,
me enfrentaré a la barbarie, aunque me peguen un tiro,
como un niño palestino o estudiantes mexicanos,
convertiré en gasolina todas las lágrimas que derramo.
Que no, joder, que no le llamen progreso,
a mafiosos en el congreso y a niños en los huesos,
camino por la ciudad que el ayuntamiento decoró con mentiras,
mientras ese policía de mierda con asco y odio me mira,
mi ángel de la guardia es mi abuelo, al que ya no veo,
me deja pelear con el demonio, promete que un día conseguiré el trofeo,
el trofeo creo que será aprender que es la derrota…
pero de momento sigo peleando, y ahora le pego un tiro, porque me toca.
quién volviera a los días de instituto,
con algo parecido a la calma,
saltándome clases para soñar en la rambla, en plazas,
con un bocadillo y agua de la fuente me bastaba,
ya nada es igual y aunque duela no debe serlo,
estoy aprendiendo en el infierno como asaltar el cielo.
No pienso ser un patético espectador,
en este invierno el orgullo es mi mayor fuente de calor,
cuando el marchó en mi interior algo se apagó para siempre,
se llevó lo que me quedaba de inocente y mi hoguera por última vez crepitó.
Las excusas hace años que terminaron, debo y estoy tomando partido,
desde el abismo se ve mejor el faro, me saldrá caro,
pero lucho incansable para que tenga sentido lo que digo,
y menos mal que mi corazón herido jamás podrá quedarse arruinado…
¿Quién soy cuando no quiero ser nada?
Mi conciencia me dice que hay que plantar cara, que no existe el karma,
Lo sé, le respondo, por eso mi esperanza está armada,
Para que no puedan matarla los que solo dolor regalan.
Discuto conmigo, sé que este es el camino,
Pero siendo sincero… tendría que llevar mucho más recorrido,
También tendría que aprender ya,
Que no avanzaré más por torturarme sin piedad.
Me hago mucho más daño que mis enemigos,
Y eso que ya no soy aquel adolescente autodestructivo,
Lo bueno es que el día que consiga ser mi mejor amigo,
Volaré, porque odiándome correr he conseguido.
Ay, son tantas las noches que la oscuridad me tienta a escaparme,
Pero no de forma cobarde, no, para luchar en otra parte,
Pero estas aceras destrozadas me dicen quédate,
Aquí naciste, aquí creciste y aquí tienes que arder.
Se lo digo a la abuela, no sé cuanto aguantaré, la verdad,
Porque camino sabiendo lo que piso,
Cariño, no temas, hay que pagar por no ser sumiso.
Entre Vodka barato y cafeína pasa esta estupenda vida,
Perdón… no puedo llamarla así sin la salvación socialista,
Triste como un pirata que sabe que no volverá a ver el mar,
Mi clase será la última mierda, pero os vamos a matar.

Deja un comentario